Inicio > General > Debate sobre el Desarrollo y Promoción del Turismo Enológico

Debate sobre el Desarrollo y Promoción del Turismo Enológico

Miércoles, 20 de Abril de 2016

Hotel-Mastinell

En relación al caso sobre Turismo Enológico comentado en en módulo de Gestión de Marketing en Empresas Turísticas, se os propone iniciar un debate sobre el mismo en relación a las siguientes cuestiones:

  1. En cuanto a la organización de los canales de distribución, justificad algunas alternativas de integración vertical y/o de externalización para los productores de vino y en qué condiciones sería conveniente adoptarlas.
  2. Reflexionad sobre nuevas ideas que complementen la oferta turística enológica.
  3. Reflexionad sobre las posibles estrategias de promoción y publicidad que se están aplicando y podrían aplicarse en la comercialización del turismo enológico.
  4. Plantead y reflexionad sobre las diferentes etapas en la planificación estratégica de una zona que desee reorientarse hacia el enoturismo según un enfoque de sostenibilidad.

Podéis realizar vuestras aportaciones de forma individual o en grupo. Las aportaciones individuales pueden centrarse en dos de los cuatro planteamientos que se hacen. Las aportaciones en grupo de dos o tres personas deben realizar sus contribuciones a las cuatro cuestiones planteadas.

El plazo para participar en este debate es hasta el próximo lunes 25 de mayo a las 24:00.

Un saludo y esperamos vuestras reflexiones!

Categories: General Tags:
  1. montsepolo
    Jueves, 21 de Abril de 2016 a las 11:33 | #1

    2. Reflexionad sobre nuevas ideas que complementen la oferta turística enológica.

    Las estrategias de marketing han evolucionado. Vivimos en una sociedad que se caracteriza por una demanda creciente hacia el disfrute de experiencias y sensaciones, frente al mero consumo de productos y servicios. Estudios realizados en el campo del marketing enoturístico confirman que las experiencias y sensaciones relacionadas con una visita a una bodega son todavía más importantes a la hora de tomar una decisión sobre una oferta frente a otra, que las instalaciones, características y funcionalidades de las bodegas en sí. En este ámbito, el productor de vino debe ser consciente de que una bodega ya no solo se quiere visitar, el consumidor la quiere “vivir”, “sentir” y/o “experimentar”.

    Para ello se pueden ofrecer servicios alternativos como tratamientos de spa con el zumo de la uva, vinoterapia, servicio de alojamiento rural, restaurantes donde degustar el vino de la bodega acompañado de productos típicos de la zona, etc.
    Pero para todo ello, y como ya he mencionado antes, el productor de vino necesitará la colaboración de empresas especializadas que le ayuden a dar a conocer su producto, y a lo que es más importante a su correcta comercialización.

    Además esta externalización trae consigo numerosas ventajas tales como: una mejora en la calidad y el nivel del servicio, apertura a nuevos mercados, reducción del coste, diversificación del riesgo y aumento de la rentabilidad.

  2. montsepolo
    Jueves, 21 de Abril de 2016 a las 11:34 | #2

    1. En cuanto a la organización de los canales de distribución, justificad algunas alternativas de integración vertical y/o de externalización para los productores de vino y en qué condiciones sería conveniente adoptarlas.

    En el sector vitivinícola tiene una particular importancia la existencia de relaciones de coordinación vertical cooperativa, en las que los socios son a la vez propietarios y suministradores de la empresa. Esta relación se da tanto entre los socios agricultores y las cooperativas de primer grado, como entre éstas y las cooperativas de segundo grado. Así pues, entre los socios y la cooperativa se establecen flujos de mercancías, financieros y de información que circulan en ambas direcciones. Igualmente las decisiones sobre la gestión de las empresas de ambas fases sufren una interacción continua. Las estructuras empresariales cooperativas facilitan la superación de algunos de los problemas derivados de la fragmentación de las fases primeras de la cadena de producción, cuando se transfieren decisiones sobre la gestión o los protocolos de producción o, más aún, cuando se ceden a la unidad superior algunas funciones. Por el contrario, la fragmentación de la fase agraria y su escasa profesionalización en muchos casos puede llegar a impedir una toma de decisiones empresariales adecuadas en la cooperativa.

    La coordinación vertical en este sector es muy importante en la obtención de productos de más calidad. Esto explica que desde casi todas las bodegas que cuentan con marcas de prestigio se haya establecido una estrategia con tendencia a la integración vertical de la producción vitícola. El proceso de verticalización tiene lugar mediante la integración de la actividad en la misma empresa. Por tanto, este segmento está formado por las bodegas que asumen todas las fases de la cadena productiva (el cultivo, la elaboración, el envejecimiento en su caso y el embotellado) y por las cooperativas que envejecen y embotellan al menos una parte importante de sus vinos.

    Sin embargo, esta estrategia choca con la realidad de la existencia de un enorme mercado de graneles de vino muy poco estructurado, y de unas relaciones entre bodegas elaboradoras y de envejecimiento o embotelladoras escasamente verticalizadas, para la mayor parte de la producción de vinos española.

    Así mismo, hay que tener en cuenta que la combinación de la actividad vitivinícola con el turismo ofrece unas importantes oportunidades adicionales de negocio a través de la venta directa de vino, al mismo tiempo que supone una nueva forma de generar imagen de marca y de fidelización del visitante con los valores, principios y productos de una bodega. En este sentido, no se trata de dos actividades alternativas sin ningún tipo de vinculación entre sí, sino de dos unidades de negocio absolutamente complementarias, que se necesitan mutuamente para optimizar su rentabilidad y garantizar la competitividad global de una bodega. Es por ello, que el productor de vino debe llegar a acuerdos de colaboración con otras empresas para explotar este tipo de turismo de la forma más rentable posible.

  3. ana.cochofel
    Jueves, 21 de Abril de 2016 a las 21:42 | #3

    7.
    Sin duda, se puede decir que muchas bodegas ya no solo ofrecen un producto, sino también servicios que incluyen visitas turísticas, restauración, hostelería, etc. Esto ha provocado que las bodegas replanteen su estrategia, pasando de vender solamente vino o productos vinícolas a vender experiencias.

    Debido al hecho de que los turistas tienen un mayor nivel de conocimiento del producto turístico y que han pasado de realizar un consumo racional a uno emocional, las bodegas se han visto obligadas a adaptarse a esta nueva tendencia, y por tanto, han cambiado su comercialización buscando nuevos proveedores; aliándose con entidades públicas y privadas; o realzando el valor añadido de su servicio, no solamente por las características del vino, sino también por el entorno, los servicios prestados, el alojamiento, etc.

    8.

    Actualmente las bodegas están buscando alternativas innovadoras para desarrollarse y encontrar oportunidades que puedan explotar, siempre manteniendo el foco en su actividad principal, la venta de vino.
    Si las bodegas desean desarrollar el proceso turístico por su cuenta, es decir, en un proceso de integración vertical, deberán controlar una serie de servicios especializados en la comercialización directa con el consumidor. Para ello necesitarán contratar personal especializado en el sector vinícola, además de un servicio de atención al cliente a través de página web o vía telefónica. Para su promoción deberán acudir a eventos tales como ferias de turismo, ya que el objetivo es la distribución directa sin intermediarios. Así mismo, podría ser necesario un sistema de transporte propio para poder llevar a cabo la distribución.

    Dado lo anterior, el poder de negociación de los distribuidores de la industria es bajo.

    Ahora bien, si las bodegas se asocian con un tour operador y el modelo se desarrolla de manera externalizada o compartiendo actividades, la importancia de los canales de distribución, es decir, de los proveedores, es mayor.

    Sin embargo, consideramos que la elección de un modelo u otro depende del tipo de la empresa, debido a que algunas son muy pequeñas o especializadas, los visitantes llegan por recomendación o por gestión directa de la propia bodega. Por otro lado, concluimos que a la hora de la comercialización del producto, el vino, el papel de los proveedores a la hora es clave, o lo que es lo mismo, son los encargados de elegir los mejores restaurantes, tiendas, crear alianzas con empresarios locales para posicionar la marca. Igualmente, el servicio enoturístico se puede externalizar con la colaboración de intermediarios turísticos, creando alianzas con profesionales que conozcan el mercado; que tengan localizada la demanda; que sepan posicionar los servicios de la bodega; o que sepan segmentar cada producto para cada público, es decir, que sepan comercializar.

    9.

    Es importante señalar que el turismo vinícola crea valor a la industria sólo si el turista , independientemente del tipo o segmento que sea, percibe el servicio como una experiencia excepcional que justifique el viaje, gastos y su posterior recomendación a terceros. El futuro de la publicidad y de la promoción enoturística reside en la utilización de una comunicación emocional donde las sensaciones y sentimientos puedan crear la necesidad y la curiosidad, y sobre todo, de la promoción de destinos como fuente de experiencias enogastronómicas.
    Las campañas publicitarias ya no sólo deben proponer un viaje lleno de emociones, donde haya más que promesas, sino que el consumidor espera que la marca le conozca individualmente y entienda sus necesidades.

    En ese sentido, las bodegas deben aprovechar el potencial de las redes sociales, las comunidades de viajeros, para escuchar a su público, saber qué siente, y qué sensaciones puede provocarle. Igualmente, los bloggers se pueden utilizar como generadores de tendencias turísticas.

    Con respecto a la promoción del destino, la clave está en resaltar el potencial de cada región como elemento diferenciador, capaz de seducir al consumidor y crearle la necesidad, la expectativa. Una publicidad integrada destacando los recursos naturales, el paisaje, la artesanía, la historia del entorno, o el valor arquitectónico de las propias bodegas y su potencial gastronómico.

    10.

    Como ya hemos comentado anteriormente, las bodegas han evolucionado y han empezado a ofrecer servicios en lugar de solamente un producto. Por lo tanto, si una bodega quiere reorientarse hacia el sector turístico debe emplear ciertas estrategias. Así mismo, si una zona vinícola quiere orientarse hacia la prestación de servicios turísticos debe pasar por una serie de diferentes etapas a la hora de amoldarse a esta nueva situación.

    Entre estas etapas se encuentra el estudio de mercado: estadísticas sobre los visitantes, análisis de la competencia, información sobre empresas del sector, etc. Esta etapa es vital para saber si la idea es factible y aplicable a la región. También es necesario un análisis que involucre elementos políticos, económicos, sociales y culturales que influyen en las decisiones y actividades que se implementan en las empresas.

    Otra etapa fundamental es un análisis de tendencias sobre la actual y futura situación del consumo de vino tanto a nivel nacional como internacional.

    Igualmente, sería interesante analizar las estadísticas referentes tanto a la industria vinícola como a las ventas correspondientes al enoturismo.

    Posteriormente, debe realizar una segmentación de la oferta, definiendo las motivaciones, el origen, el poder adquisitivo, etc, con fin de trazar el producto turístico.

    Ana Cochofel/ Pablo Góngora

  4. omar
    omar
    Sábado, 23 de Abril de 2016 a las 20:38 | #4

    7. Valorad la implantación de estrategias de producto vinculadas al turismo enológico por parte de bodegas y productores vinícolas. Reflexionad sobre la influencia de estas estrategias en la estructura de comercialización de estos productores.
    El auge del turismo enológico lo lleva a ser considerado como turismo cultural. España llega tarde a este segmento del mercado pero hace esfuerzos para compensar el tiempo perdido.
    Mayormente, el cliente es un nacional con cierto poder adquisitivo.
    A favor del boom inmobiliario, se construyeron grandiosos complejos diseñados por arquitectos de renombre: complejos que engloban diversas empresas en relación con la actividad turística.
    En el marco de su política de diversificación de sus productos, las bodegas y otros productores vinícolas añaden en combinación a su oferta de base unos servicios añadidos complementarios tales como centros de convenciones, restaurantes, tiendas temáticas, hoteles etc.
    Estos productos suelen añadir valor a la oferta turística con el diseño de rutas de actividades lúdicas y/o gastronómicas en relación con el vino.
    En sus planificaciones estratégicas de marketing, los establecimientos de restauración, de alojamiento y de salud/belleza adyacentes ayudarían a diseñar paquetes con una variedad de actividades que permitirían rentabilizar las inversiones en los respectivos sectores de actividad.
    En definitiva, todos estos productos complementan la oferta de turismo enológico en la medida que el turismo pase más tiempo en el paraje y gaste más para beneficio de las personas del lugar.
    8. En cuanto a la organización de los canales de distribución, justificad algunas alternativas de integración vertical y/o de externalización para los productores de vino y en qué condiciones sería conveniente adoptarlas.
    En general, para llegar al cliente aficionado de enoturismo y convencerle de la calidad del producto, se necesita otros profesionales de otro ramo para desempeñar de manera eficiente el conjunto de las actividades propuestas.
    No obstante nos hacemos una pregunta: ¿conviene integrar o externalizar los servicios que requieren la pericia de unos profesionales curtidos en la materia en pos de gozar de una ventaja competitiva?
    Muchos estos productos añadidos son empresas aparte que requieren de profesionales avalados para una gestión eficiente.
    Se puede diseñar ofertas turísticas integradas con rutas que incluyen visitas de viñedos, catas de vinos, vinoterapia, restaurantes exclusivos, hoteles con sauna y hasta visitas de museos.
    También se pueden ofertar de manera distinta a través de sus respectivos canales de distribución según el sector de actividad.
    Sería conveniente recurrir a profesionales del marketing con el propósito de generar una cierta ventaja competitiva y sacar el máximo de provecho de las diversas actividades propuestas.
    Me decanto más por la primera opción: es decir ofertar los distintos servicios de manera integrada; acoplar el enoturismo con el ecoturismo.
    Diseñar un plan de marketing relacional que va a fidelizar el cliente con la ayuda de un community manager al acecho en las redes sociales.

  5. ana.ga
    Domingo, 24 de Abril de 2016 a las 12:10 | #5

    1. Reflexionad sobre nuevas ideas que complementen la oferta turística enológica.

    Durante estos años el turismo ha sufrido una seria de cambios, antes se centraba en los destinos de sol y playa pero ahora se enfocan en vender también emociones y experiencias, un ejemplo claro de cómo aprovechar este turismo ha sido el enológico abriendo sus bodegas para que el visitante no solo disfrutara del vino sino que mediante la visita despertara interés sobre el proceso.

    Actualmente el turismo enológico ha adquirido gran protagonismo en algunas zonas de España y han ido ampliando sus servicios para que el turista no solo visite la bodega sino que alargara su estancia ofreciendo servicios de alojamiento rural, restauración con productos autóctonos, visitas guiadas por la zona, SPA, vinoterapia, experiencia grupales y realizar grandes eventos es la misma bodegas (como por ejemplo bodas)

    2. Reflexionad sobre las posibles estrategias de promoción y publicidad que se están aplicando y podrían aplicarse en la comercialización del turismo enológico.

    La promoción y publicidad debe ir enfocada a la venta de emociones y experiencias como hemos explicado anteriormente ya que es lo que el turista está buscando, para ello debes analizar cuáles son las necesidades e intereses de nuestro visitante.

    Una de las formas que comunicación que está al alcance de todos son las redes sociales las cuales nos ofrecen también información de que es lo que más le ha gustado al cliente (permite un feedback entre usuario y empresa). Otra manera de promocionarte es mediante una cooperación comarcal con las bodegas ofreciendo diferentes rutas entre ellas dependiendo: del tipo de vino o uva, tipo de bodega, si son centenarias o de nueva estructura con las últimas tecnologías o si tienen museos. También deberíamos de apoyarnos en las oficinas de turismos para la publicidad de las diferentes rutas e incitar al turismo a contratarlas desde allí mismo. Otra forma más especializada son las páginas web donde se ofertan diferentes experiencias en bodegas. Contando también con nuestro posicionamiento en las redes y en la web.

  6. modesto
    Domingo, 24 de Abril de 2016 a las 19:19 | #6

    2/8- Cuando pienso en una bodega que amplía su lineas de negocio, creo que debería centrarse en la producción del vino, sin desnaturalizar o revolucionar la estructura de la empresa. Creo que un buen vino debe ser siempre la razón, el objetivo final de la bodega, por dos motivos: primero, porque un producto de calidad, un buen vino, es el motor principal de atracción de los enoturistas y segundo porque el vino se convertiría en el mejor reclamo y el mayor medio de promoción por la parte enoturistica de la bodega.
    A razón de esto la estrategia más adecuada, en mi opinión , sería de externalizar las lineas de negocio que no sean estrictamente ligadas a la producción del vino. Todo eso sin limitar acciones de intercambio de informaciones entre ellas, así que puedan encontrarse ventajas competitivas y enriquecerse mutuamente. Por ejemplo un restaurante, adyacente a la bodega, podría ser un lugar perfecto donde aprender de las reacciones de los clientes cuando catan un tipo de vino en particular, o como un “laboratorio” donde aprender los mejores maridajes. Otro ejemplo sería la tienda de la bodega, que podría sugerir formas distintas de packaging siguiendo las indicaciones de los compradores, acercándose así a los gustos de los clientes . La bodega debería seguir siendo el alma del negocio y dejar que otros agentes, más expertos en el campo, se ocupen de las otras lineas del negocio , como por ejemplo Hotel, SPA y restaurante, esto permitiría , además, asumir un menor riesgo, evitando de arrastrar económicamente un buena estructura vitícola por si acaso no tendrían éxito las otras lineas de negocio.

    3/9- Si al principio las bodegas, por atraer a los clientes, apostaban por “Arqui-Star” y estructuras vanguardistas, la nueva tendencia del enoturismo es la de acercarse más a un modelo de turismo ecosostenible y así, en mi opinión, ponerse en una línea más acorde a su naturaleza.
    Se ha visto en los últimos años que se han vuelto a poner en valor las raíces de la cultura del vino, la cultura del campo, y como consecuencia volver a un arquitectura más tradicional y rural. Este cambio de estrategia puede tener razones económicas, ya que la fuerte crisis ha reducido las inversiones; razones éticas; razones ecológicas; pero también puede ser una respuesta a una creciente sensibilización del turista moderno, más informado e interesado en el tema de la sostenibilidad. Así las bodegas han vuelto al alma de sus negocio, hecho de trabajo y cuidado de la uva y la tierra .Creo que este cambio ha sido un acierto, ya que los amantes del vino van buscando el origen de este producto de la tierra, están interesados en conocer el mimo que recibe la vid y el proceso que hay detrás de una botella de buen vino.
    A su vez, para atraer al público que es consumidor de vino pero aún no está interesado en conocer el lugar donde se elabora, las bodegas intentan hacerse más atractivas a través de la promoción en diferentes medios de comunicación: prensa (casi siempre especialista, para una mejor segmentación) , internet (blogueros, facebook, twitter) el canal más inmediato , económico y con un alcance muy amplio, y en fin la televisión. En este último caso se ha visto que las bodegas ofrecen disponibilidad a que se rueden series televisivas y películas en sus tierras.
    Otra vía de distribución son, por supuesto, las ioficinas de información turística , las agencias de viajes, que hoy en día tienen una amplia oferta en buena parte del territorio nacional. Esto gracias al desarrollo impulsado por las administraciones locales y a la cooperación entre bodegueros, que han creado rutas del vino por muchas zonas de España.
    Reflexionando sobre nuevas formas de hacer conocer el enoturismo al consumidor habitual de vino , pienso, por ejemplo, en colocar en “packaging” especiales (cajas de dos o tres botellas, cajas de botellas magnum) invitaciones con descuentos a pasar un fin de semana en la bodega, o descuento para cenas o para circuito SPA. Así no se comprometería la imagen de la marca, de hecho no creo conveniente usar la misma botella para promocionar el enoturismo ligado a la bodega, o sea solo abriendo la caja descubrirías el descuento , y así se llegaría directamente a un cliente que conoce el vino y que si lo aprecia podría considerar la opción de un viaje a las tierras donde se produce.

  7. sophies
    sophies
    Domingo, 24 de Abril de 2016 a las 19:45 | #7

    2. Reflexionad sobre nuevas ideas que complementen la oferta turística enológica.

    Al dia de hoy la totalidad del sector turístico debe enfrentarse a un consumidor cada vez más informado y exigente. A la hora de plantearse una inversión para fomentar la oferta turística enológica de una empresa del sector, hay que tener en cuenta que el turista no se va a conformar con catas de vino y visitas a la bodega. Estamos hablando de un turista de cultura y poder adquisitivo medio-altos, dispuesto a gastar un 10 o 15% por encima de la media. Seguramente eligirá una determinada comarca atraído por la calidad y el nombre del vino de la zona, pero una vez llegado a su destino es imprescindible ofrecerle una gama más amplia de actividades para desarrollar, de modo que su estancia se convierta tanto en una ocasión de aprendizaje sobre el tema como en una experiencia inolvidable de relax y disfrute en la naturaleza que sienta el deseo, una vez terminado el viajel, de compartir con sus amigos y familiares. La oferta de una visita guiada por el entorno es una opción interesante para que el turista conozca el territorio, dado que la mayoría de las bodegas se encuentran en destinos poco conocidos y habituales. Las actividades en directo en el campo se están poniendo muy de moda, sobre todo entre los turistas extranjeros: la idea de sentirse “bodeguero por un día” y ponerse los zapatos de un verdadero viticultor y enólogo es atractiva para quienes eligen este tipo de destinos para desconectar de la rutina del día a día, además de proporcionar una experiencia de película de otros tiempos, en los que la cosecha de uvas era una ocasión de comunión con los familiares y los vecinos. También hay que ofrecer actividades de relax, como SPA temáticos con vinoterapia que seguramente puedan sorprender al viajero, y, por supuesto, no olvidemos la gastronomía: un menu con maridaje de vinos de la bodega puede ser muy atractivo y fomentar el interés por la cultura gastronómica del lugar.

  8. sophies
    sophies
    Domingo, 24 de Abril de 2016 a las 19:51 | #8

    @sophies
    Documentándome un poco sobre el tema, he encontrado también otra posibilidad de diversificación en bodegas que quieran ampliar su oferta: se trata del Team-building, actividades que se realizan en grupos para fomentar la armonía en equipos de trabajadores. Me parece una idea muy interesante por su originalidad. Se proponen juegos de equipo, trabajo en el campo, elaboración de la uva…Una alternativa al clásico curso aburrido en la oficina, con un cambio de ambiente aprovechando el medio rural para fomentar el trabajo en equipo.

  9. sophies
    sophies
    Domingo, 24 de Abril de 2016 a las 20:13 | #9

    3. Reflexionad sobre las posibles estrategias de promoción y publicidad que se están aplicando y podrían aplicarse en la comercialización del turismo enológico.

    En cuanto a promoción, es imprescindible desarrollar campañas tanto a través de las páginas web de las bodegas como (sobre todo) en las redes sociales, donde la oferta puede alcanzar una increible variedad de segmentos de consumidores y empezar a atraer también un nicho de mercado más joven, para que conozca el mundo del vino y empiece a considerarlo una opción para una experiencia de viaje que no tiene que estar dirigida solamente a personas de edades entre 40 y 60, como es más común ahora mismo. Twitter, Facebook, Pinterest, son solo algunas de las plataformas sociales a que las bodegas deben sin duda estar conectadas. Instagram se está convertiendo en una fuente interminable de ideas e inspiracciones gastronómicas: el turismo enológico sin duda tiene una posibilidad de comercializarse a través de este importante canal que alcanza sobre todo un mercado joven. Puede ser interesante también organizar famtrips para que los agentes de viajes y turoperadores conozcan en directo los destinos de turismo etnológico, sobre todo los de nueva creación, y puedan recomendarlos y crear paquete turísticos. Por experiencia personal, creo que muchas personas estarían interesadas en este tipo de turismo, dado que la cultura del vino es muy antigua tanto en Italia como en España, pero simplemente no saben que tienen esta oportunidad. Por tanto es fundamental dar mayor visibilidad a este tipo de producto en la web.

  10. Matteo Arsenio
    Domingo, 24 de Abril de 2016 a las 23:47 | #10

    2. Reflexionad sobre nuevas ideas que complementen la oferta turística enológica.

    Viajar para descubrir el buen vino. ¿Por que no?
    El enotùrismo representa un sector estrategico pero necesita de la experiencia, del esfuerzo y de la fantasia del los productores de vino.
    España es un país en el cual el turismo afecta considerablemente al PIB y es un destino que cada año recibe miliones de túristas que gastan su dinero.
    ¿Que es lo que actrae a los turistas? Hay monumentos, historia y naturaleza. Hay un mar maravilloso, paisajes unicos y una grande tradición gastronomica.
    Hablando entonces de enoturismo, como se puede “conquistar” al turista?
    El sector vitivinícola representa un recurso túristico de valor.
    La personas viajan para descubrir nuevos vinos: para visitar las bodegas, para catar nuevos “néctares”, para darse un paseo por las callejones de las áldeas rurales y de véz en cuando, hacer una parada para degustar el vino que se produce en una zona.
    Hay que crear una correcta experiencia de viaje por los “túristas del vino y para lograr este exito, un consejo seria el de facilitar los desplazamientos.
    Las catas suelen celebrarse en las bodega para dar a los visitantes la oportunidad de degustar el mejor vino y para recrear las atmósferas de los lugares que han acompañado el proceso de conversión de la uva.
    Un problema puede estár representado por el hecho que a veces las bodegas se encuentras en sitios mal conectados.
    Hay que crear soluciones para permitir a los turistas el desplazamiento seguro para llegar a las bodegas y según el consejo “o bebes o conduces” hay que pensar en ofrecer una posibilidad de alojamiento. Hay que combinar los recursos disponibles.
    Como muchos turistas quieren disfrutar de experiencias diferentes al mismo tiempo, parece una buena ídea la de crear unos “tours” que incluyan: visitas a las bodegas, excursiones tématicas (naturaleza o cultura).
    Ademas, como el buen vino se junta perfectamente a la buena comida, hay que reforzar la oferta y hay que poner en valór también la oferta gastrónomica.
    Lo ídeal seria juntar vino, gastronómia y experiencia del viaje
    Hay que crear paquetes y disfrutar de las mejores ocasiones para captar a los túristas: como por ejemplo, tomar nota de los puentes y de las festividades para planear las ofertas con antelación
    En fin hay que apostar en internét, ya que es uno de los mejores canales para comercializar al producto.
    Tanto una buena estrategia de “blogging” como las rédes sociales podrian dar resultados a nivel de ventas.
    Se podria crear un “tour”, un evento que haya como actores principales unos “travel blogger” que queden para contar sus experiencia en la bodega a traves de las redes sociales y de los blog
    El “travel blogger” prueba, cata, vive las experiencias creadas a traves del “tour” y es un buen contador de historias. Ademas no solo se limita a promover un producto sino llega a convertir la experiencia vivida en comunicación.

  11. Matteo Arsenio
    Lunes, 25 de Abril de 2016 a las 01:32 | #11

    3. Reflexionad sobre las posibles estrategias de promoción y publicidad que se están aplicando y podrían aplicarse en la comercialización del turismo enológico.

    En el mundo la vacaciones se venden siempre más a través de internet.
    Pero vender por el web no significa tener un “ecommerce”. Para obtener un buen resultado en tema de ventas y de ingresos ocurre una strategia que suponga mucho mas que crear una web.
    Para desarollar el negocio dentro del enoturismo se debe individuar por lo menos un segmento de mercado hacia el cual dirigir las estrategias de comunicación y marketing.
    Resulta imprescindible individuar un nicho de mercado que represente al cliente ídeal para que “el mensaje” llegue a su “destino” de manera eficaz.
    Se deben hacer esfuerzos para desarollar la SEO (search engine optimization) (dejarte conocer, convertirte en un punto de referencia, lograr el exito).
    El vino evoca la buena convivencia, el hecho de estar juntos y de compartir buena comida y experiencias.
    El consumidòr que se acerca al vino desea escuchar una historia, y una historia es tan interesante y eficaz cuanto mas el consumidór estará feliz de contarla a los demas, ampliando de tal manera la red de usuarios y de curiosos de vino.
    Asì surgen nuevas ídeas y experiencias sobre el vino y su valor sociál: el “social eating”, reune todas las plataformas web que aspiran agregar personas que no se conocen alrededor de la misma mesa.
    Para explotar este universo narrativo las redes sociales se vuelven fundamentales: si Facebook, Twitter y Google+, a través de diferentes modalidades, desarollan el papèl de “contar el vino” a los apasionados, mirando a fidelizarlos, para otras plataformas, como Instagram que opera en el ámbito visual, se volverá necesaria una esponsorizaciòn del propio producto junto a una interacciòn contunua con los propios seguidores a través de la opción “Regram” o gracias a iniciativas como los concursos.

  12. Jesus Molina
    Lunes, 25 de Abril de 2016 a las 13:17 | #12

    2. Reflexionad sobre nuevas ideas que complementen la oferta turística enológica.

    Este sector tiene aún muchísimo recorrido por hacer, en mi opinión deberían de promover en algunas zonas vinícolas la diversificación y aumentar su volumen de negocio, por ejemplo grandes bodegas que poseen un gran capital podría diversificarse en la creación de escuelas enológicas, ya que considero que en España no está valorado el enoturismo tal y como debería y tiene un gran potencial, también un atractivo para aquellos amantes del vino sería poner a la vista los procesos del vino así como las distintas investigaciones en los laboratorios. También se pueden realizar para captar la atención del turista pequeñas catas de vinos así como complementarlos con distintos productos típicos de la zona y enseñar a aquel turista cual podría ser la mejor combinación entre ambas cosas. Se puede complementar con alojamientos rurales, spa con tratamientos con las distintas partes del vino, y la uva, restaurantes, otra idea para mejorar la oferta y complementarla sería asociarse con el turismo cinegético, ya que aquellos que realizan este tipo de turismo poseen capital y sería una combinación idónea fomentar el turismo cinegético, el enoturismo y el turismo gastronómico.
    Todos estos servicios deberían ser externalizados a la bodega, la cual debería centrarse en la producción del vino y su investigación y poner en gran valor el producto.

    3. Reflexionad sobre las posibles estrategias de promoción y publicidad que se están aplicando y podrían aplicarse en la comercialización del turismo enológico.

    En promoción creo que tal vez se anda escaso, no se llega a ver una gran promoción en grandes medios, tan solo en algunos muy especializados, pero que no causan una gran repercusión, creo que deberían de realizar una estrategia para ampliar esto a través de reuniones con otros productores, consorcios, etc. También una buena manera de promoción sería establecer grandes acuerdos con restaurantes conocidos e invitarlos a distintas catas así como a otros empresarios de renombre que aboguen por el buen vino y la buena comida. Una buena manera de promocionarse sería en canales o programas de turismo, cocina, etc. (por ejemplo “Viajar”, “Caza y Pesca” “TopChef”)
    De todas formas creo que lo que le falta es aumentar la información y la promoción a gran escala para que llegue la información y la oferta a todo el público y esto posiblemente promueva el consumo del enoturismo y se ponga en valor este sector, ya que la gran mayoría de la sociedad tiene una imagen del vino como algo caro y que es solo para unas pocas personas selectas.

  13. carmentb1
    carmentb1
    Lunes, 25 de Abril de 2016 a las 23:25 | #13

    3 -Posibles estrategias de promoción y publicidad que se están aplicando y podrían aplicarse en la comercialización del turismo enológico-

    Actualmente, el enoturismo ha resultado ser un factor de desarrollo económico territorial que une la gastronomía y la cultura enológica de las regiones vinícolas. Es un producto único que se encuentra en pleno apogeo, por lo que un análisis de la demanda nos permitirá saber más acerca del viajero como sus preferencias, motivaciones o gasto medio. Una vez realizado el análisis nos podremos centrar en las estrategias de promoción que más se ajusten a estas necesidades.

    Las actuales técnicas de promoción y publicidad son; el “boca a boca”, esta técnica no se desarrolla en todos los sectores de la población, por lo que difícilmente llega a todos los ciudadanos; Las campañas de publicidad en medios de comunicación es otra estrategia que poco a poco se va abriendo camino ofreciendo rutas y escapadas para conocer el entorno rural. Algunas de las regiones más explotadas por el turismo han creado clubs para poder fidelizar al cliente con páginas web propias, donde se promociona el vino de la zona.

    Las posibles estrategias de promoción deberían de involucrar al visitante a conocer la cultura, la tradición y la elaboración del vino a través de ferias del sector turístico. También se podrían organizar viajes para su familiarización con operadores turísticos o realizar campañas de publicidad exponiendo, por ejemplo, los beneficios que genera el vino para la salud. Pero sobretodo, internet, a través del cual generan audiencia, se dan a conocer y a su vez provoca una necesidad en el turista para visitar la zona. De modo que, si la empresa no posee su propio sitio web, es una empresa desfasada.

    Un ejemplo de promoción y publicidad consistiría en la realización de tours virtuales a través de las bodegas, conociendo el recorrido por las instalaciones y garantizando al visitante una experiencia única con un solo clic.

  14. carmentb1
    carmentb1
    Lunes, 25 de Abril de 2016 a las 23:27 | #14

    4. – Las diferentes etapas en la planificación estratégica de una zona que desee reorientarse hacia el enoturismo según un enfoque de sostenibilidad-

    Las empresas vinícolas que quieran optar por un modelo turístico sostenible deberán establecer medidas de preservación de los recursos naturales y culturales. Además de acciones que mejoren su producto turístico, manteniendo y mejorando los espacios turísticos, adoptando sistemas de calidad y sostenibilidad económica, social y medioambiental. Para poner en marcha esta iniciativa hace falta una colaboración entre los agentes públicos y los privados.

    La primera etapa sería un análisis DAFO, en el cual se analice la situación interna y externa de la empresa vinícola para poder afrontar la presentación de alternativas viables. Como por ejemplo, un análisis turístico de la zona, analizando los recursos existentes como el patrimonio natural y el paisajístico para la optimización de su uso. Y por último, un análisis de la demanda, ya que puede variar el impacto ecológico de la zona vinícola según la afluencia de visitantes.

    La segunda etapa seria la formulación de objetivos en base a la sostenibilidad. Como por ejemplo, un consumo racional de recursos, minimizar los residuos, actuaciones para reducir el cambio climático o actuaciones contra la contaminación acústica. Y sobre todo, concienciar a la población del medio ambiente y sus efectos adversos.

    La tercera etapa sería la implantación de acciones y su posterior ejecución. Un ejemplo, sería la implantación de sistemas de gestión que conlleven a la obtención de certificados en gestión ambiental, implantación de instalaciones no contaminantes que ahorren energía y agua, además de un sistema de reciclaje. Asimismo, desarrollar actuaciones, convenios, actividades, encaminadas a ayudar e informar tanto a la población como a los visitantes sobre la conservación del medioambiente.

    La última etapa consiste en evaluar y por último hacer un seguimiento de las acciones que se han llevado acabo. Ya que esto permitirá identificar las contrariedades y corregir las desviaciones para así mejorar el cumplimiento de los objetivos establecidos en la segunda fase.

  15. sylviean
    sylviean
    Martes, 26 de Abril de 2016 a las 19:25 | #15

    2.
    Hoy en día, el turismo tiene muchas facetas de las cuales podemos destacar la más conocida que es la de sol y playa, pero hay otro tipo de turismo que se esta conociendo: el enoturismo.
    El enoturismo es un tipo de turismo enfocado en las zonas de producción vinícolas.
    Además, las bodegas saben que solo vender su vino no es suficiente y han cambiado su forma y su estrategia de promoción y publicidad.
    La gente interesada en el turismo enológico busca algo que merece la pena hacer el viaje.
    Tiene una motivación que es diferente para cada uno, algunos quieren aprender mas sobre el proceso, otros quieren saber diferenciar los tipos de vino participando a catas.
    También hay que crear una curiosidad en el cliente y divulgar solo una parte de lo que propone para sorprenderle el día de la visita. Así se puede promover el destino de la cata como experiencia.
    Las necesidades del cliente son las mas importantes, es decir si la bodega o cualquier sitio enológico sabe escuchar al cliente y utilizar todos los medios de comunicación, como el sitio web, las redes sociales etc. sabrá promocionarse y hacerse publicidad para atraer a su tipo de clientela. Hoy en día, una empresa sin sitio web o red social no existe y no puede conocer a su cliente ni atraer lo ya que son medios que hoy en día son muy importantes.
    Sobre todo, tendrá que buscar un elemento diferenciador para ponerse en valor. No hablamos de tener el precio mas bajo de su competencia directa, sino de vender la experiencia y las emociones que conlleva la visita en su empresa. Tiene que proponer mas actividades como por ejemplo un spa a base de vino, masajes a base de uvas, una gastronomía especifica de la región proponiendo el mejor vino en combinación con la comida, pero también puede proponer actividades deportivas como rutas en bicicleta, andando para descubrir la bodega explicándole al enoturista como funciona todo, o quizás puede hacer una actividad y hacerle participar en la vina de la bodega en el periodo de la cosecha por ejemplo. Luego creo que en los próximos anos el turismo enológico se va a desarrollar mucho porque es un segmento muy joven dentro del turismo y le queda mucho por recorrer.

    3. Cada ano hay mas turistas que vienen a España por el enoturismo, aunque todavía es sobre todo un turismo nacional. El turismo enológico tiene ventas directas por la que tienen mayor margen de beneficio y tienen la publicidad gratuita ya que todo se pasa en este lugar. Pero es un segmento joven, creciendo, poco organizado, y muy especifico ya que la motivación es el vino y se ha transformado en una ocasión turística.
    Además, el enoturismo forma parte de la historia cultural, social, económica y ambiental de las regiones donde se desarrolla. Entonces combinar la publicidad del enoturismo promoviendo cada segmento puede ser beneficioso a todos los sectores del turismo de la región.
    También es un sector que no es muy conocido, aunque cada ano crece el sector hace falta mas información. Lo bueno seria hacer videos de la bodega por ejemplo, con las actividades que propone y subirlos a internet, en las redes sociales, en su pagina web, pero también plantearse si vale la pena hacer alguna promoción con este video en la televisión, en la cadena regional o mas.
    Hay que aprovechar y escuchar a los clientes que pueden dar otros ideas o mejoras en las que el empresario no había pensado. Dar un pequeño cuestionario al final o ponerlo a disposición en el momento de la venta, puede ser una forma de aprovecharlo.
    Hoy en día, tendría que enfocarse a los turistas que tienen entre 30 y 60 anos, que son los que mas les interesa este tipo de turismo y gastan mas que el turista de playa.
    Las necesidades del cliente son las mas importantes, es decir si la bodega o cualquier sitio enológico sabe escuchar al cliente y utilizar todos los medios de comunicación, como el sitio web, las redes sociales etc. sabrá promocionarse y hacerse publicidad para atraer a su tipo de clientela. Hoy en día, una empresa sin sitio web o red social no existe y no puede conocer a su cliente ni atraer lo, ya que son medios que hoy en día son muy importantes. Luego habría otro tipo de publicidad, que es el boca a boca, es el medio de publicidad mas eficiente y rápido, puede ser muy ventajosa pero también todo el contrario.
    Cada empresa turística tiene que valorar mucho la importancia de hoy en día, a los medios de comunicación y a la publicidad con la imagen que quiere que veamos.

  16. Guillermo Maraver Tarifa
    Guillermo Maraver Tarifa
    Miércoles, 27 de Abril de 2016 a las 19:14 | #16

    Hola a todos,
    Gracias por vuestras intervenciones sobre el desarrollo y promoción del turismo enológico. Todas han sido bastante interesantes y he aprendido con muchas de vuestras reflexiones. Os felicito por vuestras aportaciones, por su nivel de reflexión y la relevancia de muchas de ellas.
    Espero que hayáis disfrutado y aprendido con este módulo y que sigáis con esta trayectoria en el máster.
    Seguimos en contacto
    Un saludo
    Guillermo

  17. j.rossi
    Miércoles, 27 de Abril de 2016 a las 19:21 | #17

    Caso práctico, Gestión de Marketing en Empresas turísticas Preguntas 9 y 10
    El sector del vino esta cada vez mas presente en los articulos que tratan de turísmo. Este sector tan interesante esta desarrollando planes de acción para suscitar interés en sus aficionados y non, planes cada vez más refinados.
    Según los estudios y las estadísticas, el 80% de los turistas enológicos es nacional. Hombres y mujeres entre los 40 y 60 años forman los ¾ de los aficionados y viajan para conocer la cultura y el vino propios del pays de origen. Son personas con una formación mediamente alta y que viajan en familia o en grupo de amigos. Siendo seguidores de este sector, normalmente siguen las novedades, participan a eventos y es probable que compren con frecuencia y en tiendas de confianza. Esa es una de las razones por las cuales las bodegas tienen como objetivo fidelizar a sus clientes, poniendo en práctica estratégias de marketing relacional. Los clientes tienen que confiar en el producto y en el productor y sobre todo tener el deseo de volver.
    Las experiencias pueden ser de gran ayuda en este sentido. El turísmo experiencial y el enológico han empezado a jugar juntos. A través de hoteles, restaurantes y spa, el turista tiene la oportunidad de vivir momentos únicos relacionados con el vino y aprender, conocer. Desafortunadamente, todavía no se han desarrollado campañas fuertes de promoción para promover este tipo de turísmo. Se esta empezando ahora a utilizar la red como medio principal de difusión de información. Hasta hoy se ha considerado un nicho de mercado limitado, pero a través de las redes sociales, cada vez mas gente se esta acercando al vinícola, que podría transformarse en un verdadero objetivo para muchos turístas. Teniendo en cuenta la aficción a la protección del medio ambiente y al desarrollo sostenible, muy de moda en los ultimos años sobre todo entre los jovenes, proyectos como lo de BODEGAS SEÑORÍO DE NEVADA podrían desvelarse muy rentables. Como primer paso es importante buscar a un sitio interesante para este tipo de turísmo. Una bodega que ya existe sería lo ideal, porque permitiría, entre otras, utilizar esta información como mensaje de conservación del medio ambiente y de las actividades tradicionales propias del territorio. Muchas bodegas actualmente no son accesibles facilmente, porque situadas en zonas rurales. Si se disfruta de esta segunda información de manera optima, se podría mudar el enfoque de las personas de un sitio lejano y que crea barreras a un sitio natural, en el medio de un entorno rural y a stricto contacto con la naturaleza y las origenes, si se puede, de lo que es la historia de la región. En este caso, se percibiría la bodega como un sitio reservado y tranquilo, mantenendo la concepción de “élite”, típica de las preferencias de los que mas viven en el bienestar. Así se mantendría un segmento de clientes que ya hacen parte de este sector. La construcción de una hotel y de un spa puede y podría atraer la ateción de muchos aficionados del turismo de salud y bienestar. Como ya he dicho antes, las experiencias son y serán cada vez mas presentes en las preferencias de los turístas. Teniendo la posibilidad de sumergirse totalmente en el mundo del vino, hasta los mas expertos pueden conocer aspectos relacionados con este producto que no hubieran podido descubrir de otra forma. Del simple sabor que puede dejar un particular vino si acostado con diferentes alimentos a las propiedades beneficas en tema de salud.
    En definitiva, el sector vinícula se esta trasformando en una potencias turística que merece la pena considerar, porque aportara grande rentabilidad a las empresas que a este se dedicarán. Con el avance tecnológico, la gente tiene la posibilidad de coger información útil a través de multiples canales de divulgación. En poco tiempo, lo que era publicidad al interior de una bodega o de una tienda de vinos será objeto de la red y estará disponible a miliones de personas que la consultan cada día más, entrando en contacto con este nuevo tipo de turísmo.

Comentarios cerrados.