Inicio > General > Turismo y Gastronomía, un maridaje con potencial

Turismo y Gastronomía, un maridaje con potencial

sábado, 11 de abril de 2015

26efbb1a90ef5eb081b7b2e51238b80a
Se considera que la gastronomía juega un papel vital en el turismo. Los chef de reconocido prestigio que tiene nuestro país, la calidad de nuestros productos,nuestras denominaciones de origen y una cocina variada, entendida como creación artística para el deleite, son nuestras claves de identidad y definen a la gastronomía como puntal de la marca España. Todo ello vislumbra la importancia que la gastronomía tiene y tendrá en el turismo. Incluso la labor de muchos profesionales que han promocionado en el exterior nuestros productos de calidad como el aceite, el jamón o el vino, genera un retorno turístico importante. Por su parte, los turistas son cada vez más exigentes y demandan nuevas experiencias y propuestas para sus alternativas de ocio. Por ello, junto a nuestra cultura, patrimonio, naturaleza y espectáculos, resulta importante proponer una gastronomía que aporte valor añadido a nuestra oferta turística.

Es importante además destacar la calidad de nuestra gastronomía a nivel mundial y sus precios más que competitivos, lo que unido a nuestro comportamiento cercano y afable con el turista, definen nuestra oferta diferenciada.

Los turistas que visitan la España interior lo hacen atraídos por nuestro patrimonio, pero también por la gastronomía. Se estima que el turismo gastronómico atrae a 7,4 millones de visitantes internacionales (Europapress, 2014), quienes definen la gastronomía como valor destacado de su satisfacción. Un aspecto que llama la atención al turista que nos visita es nuestra cultura de la tapa, así como nuestros bares y tabernas típicos.

Este año la ciudad de Cáceres ha sido elegida como capital española de la gastronomía. A su innegable atractivo turístico, patrimonio de la humanidad desde 1986 y tercer conjunto monumental más importante de Europa, añade su no menos reconocida cocina. A ello han contribuido la dehesa extremeña y las diferentes denominaciones de origen que tiene esta comarca, que pretende ser un referente nacional de turismo y gastronomía.

Según la encuesta anual sobre viajes y gastronomía realizada por TripAdvisor, la cocina española está considerada como la segunda mejor de Europa, por detrás sólo de la italiana. Nuestra cocina es sinónimo de dieta mediterránea, de productos de proximidad y de calidad. Para conseguir diferenciar estas experiencias gastronómicas es importante mantener la calidad y apostar por profesionales que, además de dominar la cocina, la promocionen a través de las redes sociales y la comercialicen con una adecuada estrategia de marketing. Para ello es necesaria la colaboración de todas las administraciones.

Es importante por ello destacar la importancia de impulsar este nuevo producto turístico a través de una mejor promoción y comercialización. En este sentido, en 2013 el Alto Comisionado del Gobierno para la Marca España y la Real Academia de Gastronomía firmaron un acuerdo de colaboración para impulsar la promoción de la gastronomía española como activo principal de la Marca España. Además, la Compañía Española de Financiación al Desarrollo destinará 15 de millones de euros para la internacionalización de nuestros restaurantes (Europapress, 2014). En esta promoción de la imagen de España a través de la gastronomía también debe destacarse la labor que desarrolla la plataforma Saborea España y el Basque Culinary Center.

Por todo lo comentado, turismo y gastronomía resultan ser un maridaje perfecto…

 

Cuestión para el debate:

Reflexionad sobre posibles estrategias de promoción y comercialización del turismo gastronómico español.

imagen 2

Categories: General Tags:
  1. EstherCE
    domingo, 12 de abril de 2015 a las 04:53 | #1

    Todos los españoles a día de hoy, pensamos que la gastronomía española presenta una altísima calidad. Ahora sólo nos queda que lo sepa también el resto del mundo. Es cierto que la gastronomía española cada vez destaca más a nivel internacional, pero no debemos acomodarnos, debemos seguir luchando para promocionarla y para que siga desarrollándose.

    En mi opinión la unión hace la fuerza, por lo que una buena estrategia de promoción y comercialización de nuestra gastronomía sería aunar el esfuerzo de todas aquellas instituciones implicadas en el sector turístico y en el mundo de la gastronomía, de forma que todas ellas luchasen por la creación y la promoción de una misma marca. Saborea España, asociación compuesta por cuatro entidades tanto nacionales como internacionales relacionadas con la gastronomía, tiene como objetivo potenciar la gastronomía española como atractivo turístico y la colaboración público-privada, por lo que podría ser el comienzo de un proyecto mucho más grande en este camino.

    Una vez aunados los esfuerzos en una única marca, pienso que habría que convertirla en un símbolo de calidad y que habría que desarrollar un plan de marketing que mejorase nuestro posicionamiento a nivel internacional frente a otras gastronomías de gran calidad como es por ejemplo la italiana. Es por lo tanto importante también crear un producto sostenible que esté íntimamente ligado a nuestro territorio y a nuestros sabores autóctonos de forma que acerque nuestra cultura a todo aquel que lo pruebe y que nos diferencie de otras culturas.

    Por último, para dar a conocer nuestro producto y nuestra marca deberíamos estar presentes en el mayor número posible de ferias gastronómicas internacionales y deberíamos participar en concursos gastronómicos internacionales de prestigio. Otra posible idea sería crear contratos con algunos de los cocineros más prestigiosos de España para que dedicasen cierto tiempo al año a viajar y promocionar nuestra gastronomía. Pienso que son buenas ideas las apariciones de estos cocineros en las televisiones nacionales de los países que visiten o la organización de degustaciones de gastronomía española en restaurantes y hoteles de prestigio de dichos países.

    España es un país que vive en gran parte del turismo, por lo que debemos preocuparnos de cuidar y de seguir desarrollando este sector. Nuestra gastronomía es característica, muy variada y de gran calidad, lo que la convierte en un factor potencial en este ámbito. La base ya la tenemos, ahora debemos trabajar para promocionarla y para comercializarla correctamente utilizando quizás las distintas formas que menciono anteriormente en este comentario.

  2. Elisa Konovalova
    domingo, 12 de abril de 2015 a las 18:14 | #2

    Es bien sabido que la cocina nacional forma parte de la cultura del pueblo, y por más influencias que esperimente a lo largo de su desarrollo es única no solo en cada país, sino en cada región, en cada rincón. Así, gastronomía sirve de factor diferenciador entre diferentes sitios a la hora de elegir el destino del viaje.
    Por tanto pienso que para atraer a los turistas primero lo que hay que hacer es aumentar la presencia de la comida típica en los destinos turísticos. Desgraciadamente, hoy en día son muchos los turistas que al marcharse de España solo conocen churros y paella (a veces solo paella), y eso que precisamente ellos son la mejor promoción en el extranjero. Son ellos quienes van a escribir sobre sus experiencias en las páginas de Internet y hablar a todos sus amigos sobre cómo se come en España.
    Mi visión puede ser limitada a la gente de mi país, y los británicos o los alemanes seguramente saben mucho más sobre la cocina española, pero al mismo tiempo son los que frecuentan el país más que el resto del mundo. Es decir, este mercado ya esta ¨ganado¨ de cierta manera. Por otra parte, la gente que viene por primera vez a menudo se queda con estereotipos, y eso tiene que cambiar. La riqueza de la gastronomía española hay que mostrarla a los que ya están en el país en primer lugar, y luego ya pensar en campañas de promoción, ferias y viajes de los cocineros españoles (que también es una maravillosa idea, gracias Esther!)
    Lo mismo puede ser aplicado al turista nacional, ya que como he mencionado más arriba la gastronomía es bien deferente en toda España.
    Las cartas de los restaurantes y cafeterías tienen que contener la información más o menos detallada sobre el plato, y es mejor que esté escrita en varios idiomas, ya que cuando no entendemos algo, no todos preguntamos por el plato y al final pedimos la típica carbonara – un seguro (que puede estar muy rica, pero no tiene nada que ver con España). El personal, sobre todo los camareros, tiene que saber cómo se prepara el plato y de que ingridientes está hecho para en caso de pregunta poder explicarlo todo al turista.
    He intentado ser breve, pero no he podido. ¡Acabo con hambre!

  3. Maria Cielo Chirico
    lunes, 13 de abril de 2015 a las 13:33 | #3

    “¡Cambiemos el mundo empezando por la mesa!”
    Éste es uno de los lemas principales del slow food, qué me vuelve en mente cuando pienso en el fenómeno del turismo enogastronómico.
    El slow Food (comida lenta) es una corriente filosófica que busca generar conciencia a través del conocimiento y el placer por la comida. Es un movimiento internacional nacido en Italia que se contrapone a la estandarización del gusto en la gastronomía, y promueve la difusión de una nueva filosofía que combina placer y conocimiento. Opera en todos los continentes por la salvaguarda de las tradiciones gastronómicas regionales, con sus productos y métodos de cultivación. El símbolo de slow food es el caracol, emblema de la lentitud.
    En un mundo que corre sin parada, Slow Food pretende acercarnos las claves sostenibles que encierra la alimentación: el placer por la buena comida, el compromiso con su comunidad y el medio ambiente.
    España tiene la suerte de tener productos auténticos, buen vino y una deliciosa comida en zonas auténticas. Éstas está entre las primeras motivaciones de viaje hacia este País. El éxito del turismo enogastronomico se afirma con las degustaciones de productos típicos y visitas en viñas y sótanos asociados, a la cualificación y al desarrollo del enoturismo.El atractivo del vino y la de la gastronomía para los turistas extranjeros dirigidos en España implica sobre todo un target mediano alto, informado y sensible al paisaje, a la gastronomía típica y al arte.Por la valorización de los territorios españoles, todos los actores públicos y no tienen un papel importante. La llave por el éxito reside en la mejoría de las estructuras receptivas y acogida, en la creación de iniciativas cuál corridos de cocina y degustación y la organización de conciertos, acontecimientos culturales, workshop, seminarios sobre las tradiciones locales.Estos momentos de promoción y comunicación pueden contribuir al crecimiento del fenómeno.
    En España, la importancia estratégica del reparto enogastronomico, cuál segmento de turismo, ha ido progresivamente creciendo en el curso de los años, volviéndose la motivación principal del desplazamiento de algunas fajas de usuarios y colocándose, a todos los efectos, entre los asillamados “turismos emergentes.” Justo por las múltiples valencias asumidas por tal tipología de fruición turística, el turismo enogastronomico se ha presentado como candidato a representar a todos los efectos una forma de turismo cultural. En efecto, justo por la conservación y la valorización de los territorios agrícolas y vitivinicoli destinados a representar de ello el marco natural, ello propone un nuevo modo de vivir la vacación, asociándola con la visita a empresas vinícolas y agroalimentarias, con degustación de los vinos y productos típicos y a veces de planos locales. Todo eso, le brinda al turista la oportunidad de ponerse plenamente en contacto con la realidad del lugar y, por la participación directa a los empleos y a las costumbres de los territorios rurales visitados, de hacer una experiencia de vida que lo enriquece.
    Otro importante aspecto del turismo enogastronomico concierne el hecho que ello concurre al ajuste estacional de los flujos turísticos en cuanto es practicable durante todo el curso del año y por lo tanto también en momentos tradicionalmente considerados de “temporada baja.” Tal tipología de turismo es, sin embargo, en perfecta sintonía con los dictámenes de la política agrícola europea de tutela de las producciones agroalimentarias de calidad. Interesante subrayar las recaídas positivas de esta forma de turismo sobre el territorio y, sobre todo, sobre el mercado de los productos locales, que se manifiestan también después de que el turista ha hecho vuelta a la misma residencia, en cuánto inciden en sus costumbres alimenticias e incrementan las ventas de tales productos.
    El nuevo modo de concebir el turismo, juntamente a la creciente personalización del “paquete turístico”, ha hecho estallar, cosa de un década, los fenómenos del agroturismo y el turismo enogastronomico que, incluso manteniendo sus carácteres distintivos, son interconectados inevitablemente entre de ellos. La restauración, en efecto, constituye por fuerza a uno de los puntos de la actividad agrituristica ya que se vuelve un momento estratégico de valorización de los productos de la empresa, sean ellos frescos que transformados. Las palabras de orden por el sector de la restauración agrituristica son tres: territorio, stagionalità, tradición.
    La estrecha conexión con el territorio es fácil que intuir, porque el agroturismo consiste, sobre todo, en la oferta de productos de la agricultura local, de la empresa ospitante y de las empresas agrícolas de la zona. Tales productos no son empleados sólo en el suministro de las comidas, pero también son destinados a la venta directa a los huéspedes, deseosos de llevarse a casa un “souvenir” que tenga el sabor auténtico del lugar apenas visite.
    Otro carácter importante de la restauración agrituristica es el stagionalità. La cultura gastronómica campesina es señalada de los momentos de colección y de la distribución de las producciones alimenticias; pues, la mesa del agroturismo tiene que ser capaz de fotografiar todo esto, devolviéndoles a los huéspedes el conocimiento de los períodos en que está disponible el producto mejor a menor precio.
    A este se suma aquel de la tradición, no sólo por la elección de recetas típicas de la zona atada a la cultura campesina, pero también por el empleo, en la preparación de los platos, de “materias estrenos” tradicionales. Pues, hace falta tener en cuenta que cualquiera iniciativa de valorización comercial de los productos turístico enogastronomico tiene que basarse en una preliminar comprensión de las expectativas y los rasgos distintivos que caracterizan la pregunta.

  4. Elena Capote
    miércoles, 15 de abril de 2015 a las 00:54 | #4

    Efectivamente y muy de acuerdo con vuestros anteriores comentarios es obvia la imprescindible importancia de la cultura gastronómica a nivel mundial. Tenemos el gran privilegio de junto con la gastronomía italiana poseer la mejor y más variada comida del mundo, la dieta mediterránea,la comida vasca(muy notable e importante), ricas en variedad, propiedades y calidad superior hacen potenciar aún más la marca España en el extranjero que como bien habéis dicho junto con el inmenso patrimonio cultural potencia aún más la categoría turística de la que goza este país.

    En mi opinión tanto patrimonio como gastronomía promueven en igual medida el turismo internacional que visita España ya que la dieta española es un rasgo muy potente a nivel internacional y suscita un gran interés y afición, en cierta parte debido a las grandes labores que se han llevado a cabo de comunicación y distribución. Pero no solo por estos medios , sino también por la elevada calidad de esta dieta. Por lo tanto reconozco que es muy importante trabajar en la promoción y comunicación de nuestra gastronomía pero cabe destacar más aun seguir trabajando en la calidad de la elaboración e incluso en la innovación para seguir cultivando y añadiendo valor a nuestra gran marca gastronómica y que realmente sea de calidad para que la verdadera distribución sea el valor que añade al cliente y la satisfacción por encima de las expectativas que se tenga de la misma.
    La verdadera publicidad que tiene la gastronomía española es su propia calidad y riqueza, podría venderse sola.

    Respecto a la internacionalizacion de la gastronomia española estoy totalmente de acuerdo con que cada vez es mayor, cada año se habren más restaurantes españoles en el extranjero lo cual hace que estos restaurantes actuen como un gran distribuidor y promotor de las raices de la dieta española.

  5. NelliKuz
    viernes, 17 de abril de 2015 a las 13:30 | #5

    No hay mucho más que añadir, estoy de acuerdo con los comentarios escritos por mis compañeras. El turismo gastronómico y enológico está en auge, es una buena manera de romper la estacionalidad de España, aumentar el gasto medio del turista (extranjero y nacional), acercarse más a la cultura española (añade mayor riqueza cultural que el turismo de sol y playa), la buena calidad de los alimentos y la propia elaboración de los platos hacen a España uno de los lugares únicos de Europa.

    Es importante mencionar, que en mi opinión, aún no se está promocionando como se debería. Los últimos años ha aumentado la promoción de éste tipo de turismo, podemos ver que las instituciones públicas le están dando bastante hincapié en sus páginas web turísticas y ahora se están uniendo bastantes empresas privadas, con la participación en ferias. La realidad es que muchos turistas nacionales aún desconocen en su plenitud el turismo gastronómico (aunque haya crecido los últimos años) y los turistas extranjeros han empezado a descubrirlo hace poco tiempo. Tal y como han mencionado mis compañeras, para mejorar la promoción, en los paquetes turísticos hay que añadir alguna experiencia gastronómica para dar la oportunidad al turista extranjero de probar la autentica comida del mediterráneo. Con esto ampliaremos el mercado extranjero ya que el boca a boca es muy importante. Otra idea, aunque es un poco más complicada de llevar a cabo, es que toda España se unifique para la promoción del turismo gastronómico, y con esto quiero decir que todo el litoral español y ciudades metropolitanas como Madrid y Barcelona (ciudades que reciben mayor número de turistas) promocionen la comida de la zona, pero también recomienden a los turistas visitar otras zonas con alta riqueza gastronómica y enológica, para que así el turista lo tenga en cuenta, el trato será muy cercano y se podrán responder cualquier duda. Ésta idea expuesta anteriormente también se puede adaptar a las ferias y congresos.

    La promoción de este tipo de turismo es bastante complicada ya que se necesita promocionar las experiencias que este turismo aporta y no simples restaurantes o hoteles sin mayor exactitud. Se tiene que promocionar como un conjunto de servicios que aportaran con la cultura y la gastronomía el mayor acercamiento del turista a la ciudad que se visite. Por eso es tan importante la buena comunicación y el acercamiento hacia los potenciales mercados emisores o los propios turistas nacionales.

  6. StanimiraKalfova
    sábado, 18 de abril de 2015 a las 00:44 | #6

    Hace 200 años el famoso filósofo y antropólogo alemán Ludwig Feuerbach ha inventado la sentencia tan conocida y popularizada ¨El hombre es lo que come¨. Lamentablemente, hoy día muy poca gente se da cuenta de la importancia que tiene la comida en nuestra vida cotidiana. En mi opinión, solamente aquel turista que tenga un buen gusto para la comida, estará realmente interesado en enriquecer su cultura gastronómica y será capaz de valorar los platos típicos de una región. Al resto de los viajeros que quieren experimentar algo nuevo en España, se le debe hacer una promoción aún mejor para que se animen y que aprenden cosas que les serán útiles. Por qué digo una promoción mejor? Os doy un ejemplo: Yo soy extranjera y si decido hacer una encuesta entre los ciudadanos de mi país ¨con qué relacionan España¨ sabéis qué es lo que me van a responder un 90 % de ellos? Pues, la mayoría hará una referencia con la fiesta, la siesta, el sol, la playa y si se trata de comida: la paella. Y ya está (bueno, una pequeña parte podría mencionar también la tortilla, el gazpacho, pero de las migas y del jamón serrano ni hablamos). Pará mí España es mucho más que paella. Yo soy de estas pocas personas que sí saben cómo apreciar “el factor” gastronomía . Lo que pasa es que no estoy segura hasta qué punto los mismos españoles saben valorar su propia comida que en realidad está riquísima! Ahora me explico: la semana pasada me fui a visitar unos amigos míos en su casa en Maracena (para los que no saben, Maracena es uno de los barrios más grandes de Granada). El marido de mi amiga al enterarse de que me gusta mucho el vino y sobre todo el queso, me ofreció que probara una marca que se produce exactamente en Granada, se llama RRR y tiene varios premios. He probado dos tipos del dicho queso: de cabra con leche cruda y el otro fue queso de cabra semicurado. La verdad es que me encantó tanto que de inmediato se lo pregunté a mi amigo por dónde puedo comprármelo y en qué supermercados lo venden. Él me respondió: ¨Lamentablemente, lo venden solamente aquí en Maracena, en una única tienda propia de la marca¨. Me quedé estupefacta. Luego empecé a reflexionar: un queso tan rico y con esa calidad por qué no lo promocionan más por Dios? Imaginaos cuánta gente ni siquiera había oído en su vida de la existencia de este producto maravilloso que podría tener una fama no solo en nivel regional/nacional, sino también en nivel internacional? Y luego hago el cálculo que para comprármelo, tengo que coger el autobús y viajar una media hora como mínimo (y eso es solo la ida) para llegar a la única tienda que lo vende y poder gozar de su sabor más tarde. En serio? Pues, lo paso. Acaban de perder un cliente verdaderamente interesado en su producto…La gastronomía española en general merece una fama más amplia, más grande de lo que posee, por lo tanto necesita una mejor promoción y comercialización. Dónde? En ferias, en congresos internacionales, en cadenas alimentarias extranjeras e nacionales, eventos públicos, en cualquier sitio que prácticamente esté dispuesto a promocionar algo (por así decirlo). Incluso las agencias de viaje podrían involucrarse preparando una oferta de viaje que tiene como fin enriquecer la cultura gastronómica del turista. Yo de hecho sería la primera en ¨comprarme¨ una aventura así donde el motivo de la excursión será la comida. Ya no se puede contar sólo con los restaurantes, se necesita algo más. Algo que los turistas, al oír de España, harán referencia inmediata con la buena comida. Entonces Italia no tendría otra opción que ceder el primer lugar.

  7. elena garlo
    sábado, 18 de abril de 2015 a las 12:50 | #7

    Para empezar a situarnos en esta situación debemos, en primer lugar , hacer un analisis de las 2 instituciones que se han mencionado en el articulo; por un lado “El Basque Culinary Center” (BCC) creado en el año 2009 con el objetivo de garantizar la continuidad de la cocina, lo que supone además la generación de conocimientos de alto nivel y la formación de profesionales cualificados; promover la investigación y transferencia de conocimiento en los profesionales y los sectores empresariales relacionados directa e indirectamente con la gastronomía; y lograr una proyección internacional.
    Actualmente tiene en marcha varios proyectos, como SUKAL y SiforAge (proyecto Europeo, que permite fortalecer la cooperación entre investigadores, responsables de políticas, empresas que desarrollan nuevos productos o servicios, organizaciones de la sociedad civil y la sociedad.)
    En segundo lugar mención a “Saborea España”, con su lema ”España a traves de su gastronomía”. Plataforma cuyo principal objetivo es mejorar las posibilidades que ofrece el turismo gastronómico como elemento diferenciador y de calidad de cada territorio, a través de la oferta de experiencias gastronómicas al visitante.
    Es la primera plataforma nacional de turismo gastronómico promovida por la Asociación Española de Destinos para la Promoción del Turismo Gastronómico, la FEHR (Federación Española de Hostelería), Euro-Toques (Organización Europea de Cocineros compuesta por los chefs de mayor prestigio.), Facyre (Asociación de Cocineros y Reposteros de España), Paradores Nacionales, y apoyada por la Secretaría de Estado de Turismo.
    Cuenta en estos momentos con los siguientes destinos: Badajoz, Cambrils, Ciudad Real, Córdoba, Gijón, Lanzarote, Lleida, Logroño, Madrid, Mallorca, Menorca, Murcia, Pamplona, San Sebastián, Sant Carles de la Ràpita, Segovia, Tenerife, Valencia, Valladolid, Vinaròs, Zaragoza y Sevilla.
    Todos los destinos que forman parte de Saborea España han comenzado a promocionarse con su propia marca.
    Según el plan de turismo español – horizonte 2020, La marca España, tiene niveles de reconocimiento comparables con los de grandes empresas multinacionales y evoca los principales rasgos y atributos que han permitido al destino ocupar su actual posición de liderazgo internacional.
    En dicho plan se analizan nuestros puntos fuertes y débiles. Entre las debilidades más relevantes del sistema turístico español se identifica la elevada dependencia de los mercados alemán, británico y francés y el débil posicionamiento en los segmentos de la demanda de poder adquisitivo alto. Además nuestro modelo turístico español, está acostumbrado a un mercado de oferta y encuentra dificultades para desarrollar productos turísticos de acuerdo con los nuevos requerimientos del cliente. En ocasiones, esto se evidencia en la escasa implicación empresarial en el desarrollo de nuevos territorios y productos impulsados por inversiones públicas.
    Por ello considero que a destacar entre nuestras fortalezas, lo principal es que contamos un posicionamiento destacado en las clases medias europeas, amplitud de la oferta complementaria, especialmente de ocio, cultural y deportiva y reconocido prestigio internacional de la gastronomía española y una alta valoración de la relación calidad-precio del turismo español, es por estas características que debemos de empezar por mejorar nuestras debilidades, como lo es la importancia del turismo con el desarrollo de nuevos productos y refuerzo de los tradicionales.
    En mi perspectiva confío en el enorme potencial de la gastronomía española, la cual destaca por su excelente producto. Así que “Si no lo vendemos bien, nosotros no presumimos”.
    Yo estoy totalmente de acuerdo con el prestigioso chef Mario Sandoval, “Sólo en nuestra mente lo que es limitado se hace ilimitado”.
    Como diferentes opciones hay que :
    Establecer los vínculos entre los diferentes estilos de vida y comportamientos alimentarios en España, es decir, promover estilos de vida saludables en nuestra sociedad para una vida más sana y activa, sobre todo en las generaciones mas jóvenes ya que están focalizadas, cada vez, mas en la comida basura . En este aspecto proyectos como SUKAL del BCC, propone validar que el hecho de cocinar puede tener efectos positivos sobre los comportamientos alimentarios y que puede participar en prevenir el sobrepeso y la obesidad en niños y adultos.
    También es necesario dar el impulso y desarrollo a procesos de colaboración entre Universidades, Centros tecnológicos, empresas y organismos públicos generando una red capaz de crear y transferir nuestros valores.
    Como otra vía , podemos optar por los campamentos gastronómicos, puesto que en la actualidad solo existe uno en toda España, donde ademas de aprender de forma práctica acerca de la cocina y todo lo que rodea a los productos con los que cocinamos, (por ejemplo: elaborar queso con un pastor, ir en un pesquero o recoger las lechugas con las que harás una divertida ensalada), visitas de reconocidos chefs y diversidad de actividades. El principal inconveniente de estos campamentos es que debido a su escasa oferta sus precios son excesivos para la mayoría (por ser positiva) de la población. El precio del campamento para jóvenes es de 695 – 750 euros, por lo que se debe de intentar buscar opciones que reduzcan este precio y lo hagan mas accesible.
    También fomentar proyectos solidarios, como Gastronomix , un proyecto solidario de cocina, gastronomía creativa y reciclaje personal totalmente gratuito, dirigido a jóvenes con dificultades para completar un período formativo de éxito o que no encuentren una salida profesional.
    O como festivales, en estos días en Chile, se esta celebrando el Festival Latinoamericano de Cocina, y un taller sobre emprendimiento, cuya entrada es gratuita, donde por un lado la gastronomía española podría darse a conocer y participar con ponencias en el Congreso Gastronómico más importante del país y de los más importantes de Latinoamérica, y por otro, fomentar en ese marco el emprendimiento culinario.
    Cataluña un ejemplo a seguir en promoción :
    Participa en más de cuarenta ferias, que se pueden dividir en dos categorías: ferias especializadas y ferias genéricas. Entre estas últimas, las de mayor relevancia son la ITB de Berlín, la MITT de Moscú y la World Travel Market de Londres. Además, la ACT está presente en las dos grandes ferias que se celebran en España y en Cataluña: Fitur en Madrid y el SITC en Barcelona.
    Los trips son un instrumento de promoción directa y eficaz para dar a conocer sobre el terreno los atractivos de Cataluña. La Agencia Catalana de Turismo programa unos sesenta viajes de esta naturaleza cada año, entre genéricos del destino y específicos, en función de las marcas territoriales o tipo de producto.
    Promoción online: se presenta en las redes sociales. El objetivo es que se convierta en un punto de encuentro entre los catalanes, para compartir los conocimientos y convertirse en prescriptores del destino, y los visitantes, que pueden explicar las experiencias vividas durante su viaje a Cataluña. La Agencia Catalana de Turismo empezó a apostar por esta iniciativa en el año 2009, y desde entonces ha sumado y fidelizado a numerosos seguidores con los cuales interactúa permanentemente mediante todos los canales a su alcance.
    Club de Turismo Enogastronómico: es el programa que articula la actividad de los operadores que dan a conocer Cataluña a partir de experiencias gastronómicas yenológicas. Formado por productores, colectivos de cocina que se han organizado en torno a productos identificativos de una parte del territorio, empresas de servicios enogastronómicos, bodegas, entidades de promoción turística y agentes turísticos. También lo integran los restaurantes, hostales y establecimientos de alojamientoque ofrecen servicios de cocina, y organizaciones de carácter nacional vinculadas a la gastronomía o al enoturismo.
    Sorteos y concursos:
    Del 24 al 31 de marzo, la Agencia Catalana de Turismo sortea:
    Una entrada doble de tres días para asistir al Gran Premio de España 2015 de Fórmula 1 – Tribuna B, que se celebra en el Circuit de Barcelona-Catalunya los días 8, 9 y 10 de mayo de 2015.
    Una estancia de tres días (dos noches) en el hotel Olympic Suites 4*, en una habitación doble en régimen de alojamiento y desayuno
    Una 1 Tarjeta regalo de 300€ para realizar compras en La Roca Village. 

    Y por otro lado, Sevilla que forma parte de “Saborea España” donde el primer edil, Juan Ignacio Zoido ha manifestado que “los beneficios para un destino que pertenece a esta asociación son innegables, como por ejemplo, disponer de una oferta turística diferenciada, desestacionalización de la demanda turística, mejorar la cadena de valor y autenticidad de los destinos y garantizar un producto de calidad”.
    Previamente, el Ayuntamiento ha firmado con la Embajada de China en España un convenio para hacer de Sevilla la primera ‘Chinese Friendly City’ de toda Europa.

  8. lourdespadillo
    viernes, 24 de abril de 2015 a las 18:40 | #8

    Estoy de acuerdo con mis compañeras en cuanto a la calidad de la gastronomía en España y en que las instituciones implicadas en el sector turístico, de alguna forma son las que tienen que empezar con la promoción de la gastronomía española. También a través de las ferias y concursos gastronómicos internacionales.

    Pero yo creo que un punto fuerte para promocionar la cultura gastronómica española son los hoteles en España y las cadenas hoteleras españolas internacionales como Meliá Hotels International, NH Hotels, Riu Hotels & Resorts, Barceló Hotels & Resorts, Iberostar Hotels & Resorts, o el Grupo Hotusa, entre otros. Estas cadenas junto con otras grandes empresas españolas internacionales o chefs de reconocido prestigio deberían realizar concursos, demostraciones, cenas únicamente con comida española para promover nuestra gastronomía y que fuese más conocida internacionalmente.

    Algunas cadenas ya están haciendo algo parecido, por ejemplo, el chef Quique Dacosta e Iberostar Hotels & Resorts celebraron durante el mes de enero ‘Iberostarchef On Tour’ para promocionar la gastronomía española con tres cenas en diferentes establecimientos de Iberostar en el Caribe y México. Con esta iniciativa, la cadena hotelera ofrece durante un año treinta cenas realizadas por 16 chefs diferentes con estrella Michelin. ‘Iberostarchef On Tour’ se celebrará todos los meses hasta octubre de este año, cuando finalizará con el programa ‘Mujeres con estrella’.

    Acciones como las que llevó a cabo el Corte Inglés el pasado mes de noviembre con la cadena hotelera de lujo Four Seasons también deberían promoverse para que la calidad de la gastronomía española fuese reconocida como tal. Estas dos marcas presentaron en San Petersburgo unas Jornadas Gastronómicas en las que durante tres días se podían degustar los mejores productos de la cocina española. En el Hotel Four Seasons de San Petersburgo, El Corte Inglés presentó los mejores productos de la gastronomía española, algunas de las denominaciones de origen más destacadas, una gran variedad de vinos de calidad y diversas especialidades culinarias. Todo ello mostró la riqueza y calidad del patrimonio gastronómico español con productos como el jamón ibérico, los lomos de anchoa del Cantábrico, la Torta del Casar, etc. Además, el chef de El Corte Inglés José Antonio Herrera (especializado en alta cocina en el restaurante de Serrano, en Madrid) fue el encargado de preparar el menú degustación de las jornadas.

  9. claudiacala
    viernes, 24 de abril de 2015 a las 19:33 | #9

    Yo no tengo que mucho añadir con respecto a cuánto dicho por mis compañeras. Creo que la cultura gastronómica es de fundamental importancia por el desarrollo turístico de un país. Nosotros lo sabemos bien en Italia, donde apuntamos mucha de nuestra promoción turística sobre la comida. Creo que España no tiene al día de hoy problemas de promoción de su gastronomía pero pienso que las ciudades españolas tienen que apuntar a la difusión de una cocina de calidad (mucho mas de cuanto no hacen los pueblos). Este lo veo en Granada, por ejemplo, dónde se esponsoriza mucho la “tapa” grande y barata, o sea el comer mucho y con poco dinero, pero es más difícil encontrar un sitio que promueva la verdadera y buena cocina española.
    Pienso que sea muy importante crear una experiencia gastronómica vinculada al territorio, donde el turista se sienta estimulado a buscar un producto gastronómico de calidad y que sea típico de la zona visitada. Además creo que las grandes ciudades de Espana, cuales barcelona, que, efectivamente, ya lo hace con el mercado del boqueria, Madrid, Sevilla, Valencia, etc, tienen que apostar mucho a la promoción de los mercados y de los productos que venden y que, generalmente, son de calidad. Los mercados tambien pueden llegar a ser considerados bienes culturales y esto es muy importante que la gente lo pueda insertar en sus rutas cuando se van de visita a una ciudad.

  10. marbencam
    viernes, 24 de abril de 2015 a las 19:48 | #10

    Me parece muy interesante el punto de vista de mis compañeras. Comparto con ellas la importancia de este tipo de turismo y la desestacionalidad del mismo, así como el gran valor de nuestra gastronomía.
    Estoy muy de acuerdo con lo que dice Ester y Elena, ya que la promoción mediante ferias, concursos, degustaciones y diferentes eventos gastronómicos es un gran fuerte para atraer a este tipo de turismo y de turista. A esto yo añadiría que nuestro país tiene muy bueno embajadores, ya que han salido muy buenos cocineros y restaurantes famosos en todo el mundo y reconocidos con la estrella Michelin, como es el caso de Ferrán Adriá y el Bulli, entre otros muchos más casos.
    Pero también como bien dice Elisa, hay mucho turista que sin ser turista gastronomito o ecológico, no se lleva una idea de la gastronomía española. Muchas veces vienen en su mente con el concepto de paella y jamón y si no entran en algún restaurante bueno y vienen a una ciudad como Granada en la que muchas veces con la tapa ya les cambia el concepto, siguen sin saber que España da mucho más de si en su oferta culinaria. Por ello una de mis propuesta sería no destruir esos tópicos que tan grandes y tan bien nos sirven en nuestra Marca España, pero si cada vez darle menos importancia y darle más importancia a otros platos y otras formas de cocina.
    Hay que señalar también la apuesta de las bodegas por el turismo enológico y que muy acertadamente están casando con la gastronomía, ya que estos dos tipos de turismo suelen ir de la mano y se complementan de forma natural. Estas estrategias por tanto benefician a las dos ramas y da la facilidad para unos y otros de promocionarlas juntas, ya que suelen seguir un mismo canal de comunicación y distribución.
    Me parece muy interesante el punto de vista de mis compañeras. Comparto con ellas la importancia de este tipo de turismo y la desestacionalidad del mismo, así como el gran valor de nuestra gastronomía.
    Estoy muy de acuerdo con lo que dice Ester, ya que la promoción mediante ferias gastronomitas es un gran fuerte para atraer a este tipo de turismo y de turista. A esto yo añadiría que nuestro país tiene muy bueno embajadores, ya que han salido muy buenos cocineros y restaurantes famosos en todo el mundo y reconocidos con la estrella Michelin, como es el caso de Ferrán Adriá y el Bulli, entre otros muchos más casos.
    Pero también como bien dice Elisa, hay mucho turista que sin ser turista gastronomito o ecológico, no se lleva una idea de la gastronomía española. Muchas veces vienen en su mente con el concepto de paella y jamón y si no entran en algún restaurante bueno y vienen a una ciudad como Granada en la que muchas veces con la tapa ya les cambia el concepto, siguen sin saber que España da mucho más de si en su oferta culinaria. Por ello una de mis propuesta sería no destruir esos tópicos que tan grandes y tan bien nos sirven en nuestra Marca España, pero si cada vez darle menos importancia y darle más importancia a otros platos y otras formas de cocina.
    Hay que señalar también la apuesta de las bodegas por el turismo enológico y que muy acertadamente están casando con la gastronomía, ya que estos dos tipos de turismo suelen ir de la mano y se complementan de forma natural. Estas estrategias por tanto benefician a las dos ramas y da la facilidad para unos y otros de promocionarlas juntas, ya que suelen seguir un mismo canal de comunicación y distribución.

  11. Guillermo Maraver Tarifa
    lunes, 27 de abril de 2015 a las 19:05 | #11

    Me han parecido muy interesantes vuestras intervenciones.

    Habéis hablado de potenciar la gastronomía española como un atractivo turístico y donde la colaboración público-privada es fundamental.

    Obviamente, como habéis mencionado, es imprescindible desarrollar un plan de marketing que mejorase nuestro posicionamiento a nivel internacional.

    Interesante la idea que ha destacado la importancia de crear un producto sostenible que esté íntimamente ligado a nuestro territorio.

    Es importante mostrar la riqueza de la gastronomía española hay que mostrarla a los que ya están en el país en primer lugar y abordar posteriormente la atracción de nuevos potenciales turistas.

    Muy oportuna ha sido la intervención de María Cielo cuando afirma la oportunidad de que cambiemos el mundo empezando por la mesa, …slow food. Filosofía que combina placer y conocimiento, el placer por la buena comida, el compromiso con su comunidad y el medio ambiente. Estos tres pilares son cruciales.

    También ha sido interesante la idea de que cualquiera iniciativa de valorización comercial de los productos turístico enogastronómico tiene que basarse en una preliminar comprensión de las expectativas del turista.

    Por otra parte, también es cierto que el enoturismo es una buena manera de romper la estacionalidad turística española.

    Finalmente, resulta crucial la promoción de nuestra oferta mediante ferias, concursos, degustaciones y diferentes eventos gastronómicos.

    Por cierto, debo deciros que debéis tener cuidado con las aportaciones que hacéis que no son vuestras, sino ideas y textos copiados directamente de Internet. Para quien lo hace, esto rompe la filosofía del blog….

Comentarios cerrados.