Inicio > General > COMPETITIVIDAD HOTELERA EN GRANADA

COMPETITIVIDAD HOTELERA EN GRANADA

martes, 8 de abril de 2014

http://www.granadahoy.com/article/granada/1747008/los/empresarios/piden/no/se/abran/nuevos/hoteles/para/paliar/la/sobreoferta.html

«Los empresarios piden que no se abran nuevos hoteles para paliar la sobreoferta

La Federación de Hostelería pide una moratoria para la construcción de nuevos establecimientos que adapte la planta a la oferta real y permita a las empresas recuperar parte de la rentabilidad perdida en los últimos años

Que en Granada la industria turística sea la única que tira del carro no significa, ni mucho menos, que no afronte serios problemas que amenazan la supervivencia de las empresas y los empleos del sector. Puede que la crisis turística ya no afecte a la llegada de viajeros ya las pernoctaciones, que en 2013 se recuperaron registrando incluso cifras récord, pero la rentabilidad sigue siendo prácticamente inexistente. Y, al fin y al cabo, las empresas cuadran sus cuentas en función de la facturación. «Nuestro problema fundamental es la rentabilidad. Estamos pasando unos años muy duros y muy serios, en los que los empresarios están poniendo su liquidez para sostener la empresa y mantener los puestos de trabajo».

Ayer, el presidente de la Federación Provincial de Empresas de Hostelería y Turismo de Granada, Trinitario Betoret, hizo balance de la situación del sector y las líneas de trabajo que se ha impuesto la organización patronal para los próximos años. Acompañado por el presidente de la Asociación de Hospedaje, Gerardo Castilla, y el presidente de la Asociación de Bares y Restaurantes, Juan Luis Álvarez, Betoret desgranó los graves problemas que lastran la recuperación y el desarrollo del sector turístico. La rentabilidad; la falta de financiación; las deficientes infraestructuras que mantienen prácticamente aislada la provincia; y la competencia desleal son las grandes áreas que quitan el sueño a los empresarios turísticos y a sus representantes, a las que se suma una ocupación que sólo llena los hoteles durante los puentes y los fines de semana y que obliga a las empresas a hacer malabares para mantener sus establecimientos abiertos de lunes a domingo.

La Federación de Hostelería explicó ayer que ante una situación que podría tornarse aún más dramática y que ya ha llevado a muchas empresas a cerrar, a descolgarse del convenio o a entrar en concurso de acreedores, ha ideado un programa de actuaciones para «darle la vuelta a la rentabilidad de las empresas».

El presidente de la Asociación de Hospedaje puso sobre la mesa una de las propuestas estrella de la Federación: la petición a la Junta y al Ayuntamiento de una moratoria en la construcción de nuevas plazas hoteleras. Es decir, la paralización de la apertura de nuevos hoteles y alojamientos mientras la llegada de viajeros no justifique la necesidad de nuevas plazas. «En Granada no cabe ni un hotel más», indicó Gerardo Castilla, que aseguró que atendiendo al grado medio de ocupación, que en 2013 no superó el 46%, se confirma «que sobran la mitad de los hoteles». Con 34.000 plazas en toda la provincia y alrededor de 17.000 en la capital, los hoteleros aseguran que si las administraciones no toman cartas en el asunto y habilitan medidas para «adecuar la oferta a la demanda, la ciudad va a tener un serio problema hotelero». Por el momentos, según los datos de los que dispone la Federación, hay cinco proyectos hoteleros en ciernes que sumarán nuevas plazas a una oferta que consideran saturada.

La moratoria debería aplicarse, a juicio de los empresarios, tanto a la construcción de nuevos establecimientos como a la reconversión de edificios de uso residencial a uso hotelero, una práctica común debido a la grave crisis inmobiliaria que ha dejado colgadas muchas promociones de viviendas.

Otra de las medidas que puede ayudar a rentabilizar la actual planta hotelera pasa por acabar con la guerra de precios que lleva años instalada en el sector y que arrastra a todos los establecimientos hoteleros. La idea de la Federación es crear un «plan de negocios para que ningún hotel venda por debajo de costes», enfrentándose incluso a «problemas jurídicos» si decide saltarse la norma. «Al final todos estamos en el mismo bando y la caída de los precios es un problema del empresariado», indicó Gerardo Castilla, que explicó que precisamente la central de reservas impulsada por la Federación de Hostelería pude servir de punto de partida para impedir que los hoteles tiren los precios, sin respetar ni categorías ni servicios.

Además, el presidente de la Asociación de Hospedaje argumentó que la central de reservas puede ser la herramienta definitiva para plantarle cara a las punto.com y permitir a los hoteles granadinos adaptarse a los nuevos tiempos con garantías. «Las centrales de reservas online y las agencias de viajes se han quedado con nuestros hoteles», indicó Castilla, que aunque aseguró que los establecimientos seguirán trabajando con ellas, apuntó que ya no tendrán que estar sometidos a su tiranía.

Precisamente las plataformas de reservas online son en buena medida responsables de otro de los problemas contra los que lucha el sector: la competencia desleal. Trinitario Betoret recordó que la Federación de Hostelería ha puesto en marcha una mesa técnica junto a las administraciones para atajar la enorme planta de plazas ilegales de la provincia, que supone un 20% del total.

Pero quizá la gran apuesta de la Federación, o al menos la que más perspectivas de futuro tiene, es el Convention Bureau, esa oficina para la captación de congresos e incentivos impulsada por los empresarios que ayudará a Granada a recuperar su posición como destino de turismo de congresos. «El Convention Bureau nos va a ayudar a mejorar nuestra ocupación y rentabilidad», indicó Trinitario Betoret, que recordó que el turismo de congresos, además de tener un presupuesto bastante más elevado que el actual, permitiría a Granada llenar los hoteles de domingo a jueves, cuando la ocupación supera a duras penas el 25%.  «O llenamos los hoteles entre semana, o no seremos rentables».»

¿Estáis de acuerdo con los planteamientos de los representantes empresariales?

¿Les plantearíais alguna otra medida diferente?

 

Categories: General Tags:
  1. benavas
    miércoles, 9 de abril de 2014 a las 14:37 | #1

    Todas las medidas propuestas por la Federación para incrementar su rentabilidad me parecen necesarias y urgentes, pero destacaría en mi opinión dos de ellas. La primera acabar con la guerra de precios tan demoledora que hay entre los alojamientos hoteleros, fijar un precio mínimo a partir del cuál vender y si alguno no lo cumple se le impondría una dura sanción económica.La otro medida incentivar el turismo de congresos me parece fundamental, más que todo, porque permitiría cubrir las habitaciones de los hoteles entre semana y así, mantener su porcentaje de ocupación en unos niveles estables durante toda la semana.

    Algunas de las medidas adicionales que podría llevar a cabo la Junta y el ayuntamiento serían una mayor promoción de Granada como destino turístico tanto a nivel nacional como exterior. Si llevaran a cabo esta acción con ganas y de forma innovadora podrían atraer a nuevos mercados emisores. Otra medida que podrían llevar a cabo sería negociar a nivel central, los enormes costes energéticos que afrontan que se han convertido en un coste fijo importante para los establecimientos hoteleros granadinos así como reducir la gran presión fiscal que soportan( como es el caso del iva, entre otros)

    Personalmente también opino que junto a estas medidas en conjunto respetadas por todos los hoteles granadinos, cada uno de ellos a nivel individual debería llevar a cabo una serie de acciones imprescindibles:buscar una mayor eficiencia en sus costes, creación y promoción de su marca para diferenciarse de su competencia, utilizar nuevas tecnologías tanto a nivel estratégico como operativo y sobre todo, cuidar al cliente.

  2. Rocío Álvarez Fuentes
    jueves, 10 de abril de 2014 a las 01:05 | #2

    En mi opinión, de todos los planteamientos dados por los representantes empresariales, estoy de acuerdo con ellos en solventar el tema de la guerra de precios entre establecimientos hoteleros, tratar el tema de las centrales de reservas y dirigirnos a un turismo de congresos e incentivos.

    En primer lugar, tal y como se ha comentado anteriormente, sería necesario establecer un precio de venta mínimo, pero teniendo en cuenta la categoría de hotel, la temporada en la que nos encontremos y su localización. Evidentemente, la falta de confianza en el cumplimiento de este acuerdo por parte de todo el sector hotelero, podrá ser solventada a través de sanciones económicas. Debemos de hacer ver a los empresarios que el hecho de vendar más y peor, no mejora su rentabilidad.

    En segundo lugar, para nuestros hoteles, es importante contar con el apoyo de las centrales de reservas para conseguir una buena ocupación, pero además, es fundamental que el hotel cuente con una página web con motor de reservas, que permita hacer de forma inmediata una reserva en la misma, sin necesidad de usar una página de contacto o hacer una llamada telefónica. Esto implica que debemos de estar al día con las nuevas tecnologías, usándolas correctamente para lograr atender al cliente de acuerdo a sus expectativas.

    En tercer lugar, el turismo de congresos e incentivos, me parece una muy buena opción que puede ayudar al sector hotelero granadino, ya que cuenta con una gran gama de hoteles de alta categoría. Para atraer a este segmento, deberíamos mejorar algunos aspectos de nuestra ciudad como el atractivo de los espacios públicos o zonas wi-fi gratuitas.

    En cuanto a la paralización de la apertura de nuevos hoteles en la provincia, no me parece una buena medida, puesto que lo único que nos sacará de la crisis es la mejora económica de las actuales empresas y la creación de nuevas empresas que fomentarán la creación de empleo.

    Desde mi punto de vista, otras medidas que se podrían llevar a cabo para mejorar la competitividad hotelera en Granada serían:

    – Mejorar las infraestructuras, dotando a Granada de conectividad ferroviaria de alta velocidad, mejorando la red de carril bici, mejorar el transporte entre aeropuerto y ciudad, etc.

    – Promoción en ferias especializadas, resaltando los atractivos de nuestra ciudad, pero sobretodo, resaltando todo lo que puede ofrecer en temporada baja: fiestas populares, eventos deportivos, acontecimientos culturales, etc.

    – Atraer a nuevos segmentos menos estacionales de mercados emisores tradicionales (británicos, alemanes y nórdicos ) y emergentes (rusos).

    – Incentivar fiscalmente a los establecimientos que mantengan su oferta durante todo el año, con bonificaciones en el IBI.

  3. Celia Casado Godoy
    jueves, 10 de abril de 2014 a las 09:23 | #3

    Debido a la crisis económica, el poder adquisitivo del viajero ha disminuido, lo que se traduce en un decremento en el gasto. Los hoteles conscientes de esta situación e impulsados por una saturación del sector se han visto “obligados” a reducir sus tarifas. Esto a su vez ha generado un retroceso en la rentabilidad y en el beneficio. Se trata de una medida en principio cortoplacista que se está alargando en el tiempo, lo que ha provocado que muchas empresas hayan tenido que echar el cierre, y que otras tantas se enfrenten a una situación de pérdidas en su balance, tan solo las más competitivas se están salvando. La situación del mercado es crítica y por tanto se necesitan medidas urgentes para aumentar la rentabilidad.

    Creo necesario actuar y poner medidas tal y como propone la Federación. Me parecen interesantes algunas de las propuestas de mejora, tales como aumentar el turismo de congresos, ya que lo que interesa es el gasto que hagan los viajeros más que el número de ellos y este tipo de turismo lleva implícito un elevado gasto. Además considero que Granada tiene las infraestructuras necesarias para acoger a este tipo de turismo, por ello creo que se debería de incidir en él. Sin embargo no coincido en que se deba de acabar con la guerra de precios que se ha instaurado en la ciudad Granadina, es decir, considero que el precio de un hotel al igual que el precio de otros servicios/productos debe estar marcado por la ley de la oferta y la demanda. Considero que toda intervención ajena a este equilibrio es defender de algún modo algo que está cayendo por su propio peso, el mercado. Es por esto por lo que prohibir nuevas aperturas, podría significar demoler planes de negocios quizás más rentables que los actuales. Se tiene que hacer hincapié en la demanda en atraer y retener a los turistas que llegan a la ciudad y que son muchos.

    Para aumentar la demanda la Federación plantea algunas medidas pero creo que se podrían llevar a cabo muchas más, ya que el objetivo es tener siempre los establecimientos llenos y está claro que tenemos que ampliar el mercado y ofertar algo diferente o aumentar los servicios complementarios.

    Considero que puede ser interesante, para aumentar el número de camas ocupadas entre semana, dirigir la oferta a un mercado extranjero o de tercera edad. Este tipo de turistas, suele demandar oferta complementaria, por tanto para atraerlos se debería de aumentar la misma de modo que se satisfagan sus necesidades y deseos, además de adaptar los servicios a este mercado, por ejemplo aumentando la cualificación del personal en cuanto a idiomas se refiere o en el caso de los turistas de tercera edad, adaptar las instalaciones, duchas etc… a este tipo de público.

    Además de enfocarse en estos segmentos de población, los hoteles deben de seguir llevando a cabo cambios en sus estructuras, sin embargo, creo que el despido debe de ser la última decisión, ya que es muy importante tener a un empleado satisfecho y motivado en la empresa, el cual esta cara al público, y si está contento realizará una mejor tarea y ofrecerá un mejor servicio, y a su vez los huéspedes se sentirán más a gusto y quizás repitan experiencia.

    Por otro lado, se debe de hacer un mayor hincapié en mejorar la imagen de la ciudad, aumentando la limpieza de las calles, aumentando la seguridad de la ciudad además de llevando a cabo un mayor número de promociones y crear una marca única.

    Está claro que no podemos pensar que todo está hecho y que si seguimos operando de la misma manera el sector por si solo se recuperará. Hay que tomar medidas a corto plazo a medio plazo y a largo plazo, medidas que deben ir enfocadas a un aumento del servicio de calidad factor diferenciador y factor clave para el aumento de la rentabilidad del sector.

  4. Lorenzo Fornari
    domingo, 13 de abril de 2014 a las 02:58 | #4

    Yo creo que la situación actual en la que se encuentra Granada y el sector hotelero en este momento deriva en gran medida de la falta de previsión de los profesionista del sector que se han preocupado demasiado de ganar una guerra de precios que al final no ha tenido ganadores. He comparado algunos de los precios de hoteles y hostales de ciudades italianas que se parecen a Granada por tamaño y atractiva turística (incluso a veces con ciudades me menor interés turístico) y en todas estas comparaciones Granada siempre está debajo de la media con respecto a los precios. En ciertas medidas esto influye también sobre la percepción de los turistas (muchas veces hemos comentado la idea errónea de más caro =mas calidad). Pienso que intentar de resolver esta situación con la paralización de la apertura de nuevos hoteles y alojamientos no debería considerarse como una medida útil porqué solo significaría penalizar los nuevos emprendedores que siguen siendo el motor económico de esta ciudad.
    Dicho esto, hay otras medidas que me parecen muy interesantes:
    Acabar con la guerra de precios sería fundamental, algunos de mis compañeros no apoyan esta solución (que además me iría contra algunas leyes) pero yo confió en que un ajuste de los precios y la creación de un límite mínimo podría ser muy útil sobre todo a los pequeños emprendedores que no pueden aguantar la competencia en costes de las grandes cadenas que si pueden soportar una bajada tan vertiginosa de los precios.

    Desarrollar las páginas web de los hoteles para que puedan ofrecer la posibilidad de una reserva directa para “contrastar” el poder de las plataformas de reservas on-line.

    Apostar para el desarrollo de la oferta turística, es decir, pensar a fomentar el turismo y la captación de nuevos turistas (y no a la manera de bloquear la creación de nuevas realidades empresariales). Esto se puede hacer mediante todas las medidas que mis compañeros ya han explicado (creación de una marca turística más fuerte y presente en el territorio, apostar para la creación de una ciudad que pueda ser asequible a cualquier tipo de turista y que pueda contar con servicios y infraestructuras modernas que puedan ser motivo de desarrollo de un tipo de turismo diferente del simple ocio a lo que Granada ya está acostumbrada.

    Yo creo que la mejor manera de resolver esta situación sería la de enfocarse en otros elementos de atractivas turística que todavía no están completamente desarrollados y que podrían suponer un fuerte aumento de visitas por parte de la población (española y sobre todo extranjera) que todavía no reconoce esta ciudad como un lugar de interés.

    Añadiendo algo más a lo que ya yo y mis compañeros hemos comentado yo diría que otra manera de potenciar la atractiva turística de Granada es la de dar más importancia a la preparación y a la profesionalidad de lo que trabajan en el sector y sobre todo impulsar de manera masiva el conocimiento de idiomas como chino, alemán y por cierto el inglés que hoy en día debería ser un elemento esencial y sigue siendo un gran problema no resuelto.

  5. domingo.lopez
    jueves, 24 de abril de 2014 a las 11:38 | #5

    Evidentemente considero acertadas todas las propuestas hechas por la Federación, ya que entre los principales problemas a los que se enfrenta a día de hoy el sector hotelero en la ciudad de Granada se encuentran la guerra de precios y el exceso de oferta. El exceso de oferta se hace patente cuando las estadísticas muestran que la ocupación media no llega al 50%, en una ciudad como Granada que es de las ciudades de España que más turistas recibe. Este problema de exceso de oferta ha derivado en otro gran problema como es la guerra de precios. Esta guerra de precios está totalmente justificada si tenemos una demanda que no alcanza para cubrir una oferta claramente excesiva.
    Ante esta situación es evidente que se necesita de la actuación urgente del sector público, para que a través de restricciones se limite sobre todo el problema de la competencia desleal que está generando la guerra de precios.

    Con respecto a la propuesta de atraer al turismo de congresos, también parece adecuada ya que con ello se acaba con otro de los grandes problemas existentes como es el de la estacionalidad entre semana.

    Dicho todo esto, considero que la clave para solucionar este problema reside en la competitividad. Los hoteles de Granada tienen que volverse competitivos dentro del sector, ya que de tal manera se expulsarán del mercado a aquellos que no lo sean por lo que se producirá un reajuste entre la oferta y la demanda. Para ello sería necesario por ejemplo una mejora de las infraestructuras, formación del personal o especializarse en determinados nichos de mercado que aún no estén atendidos o no se se estén atendiendo de la manera adecuada.

  6. mariaayllon
    domingo, 27 de abril de 2014 a las 14:03 | #6

    Los planteamientos propuestos y argumentados por los señores empresarios me parecen correctos, y pienso además que deben ser llevados a cabo en el menor tiempo posible.

    Estamos de acuerdo que la crisis económica por la que atravesamos en un mazazo que nos aborda a todos de alguna manera, y aborta acciones, pero no por ello se debe desaprovechar la importante fuente de riqueza que tiene la ciudad de Granada en cuanto al turismo. Y es que tristemente es lo que está ocurriendo se abaratan precios y se ofertan plazas de hotel muy adecuadas y que nada tienen que ver con su coste puesto en la venta.

    La subida de precios aunque sea del 1% aumentaría a la larga los beneficios del propietario hotelero, marcando una diferenciación especialmente particular con respecto a otros hoteles, propietarios e incluso ciudades.

    Pero a mi parecer no sólo el problema recae en el precio de las habitaciones en general, sino en el «descuido» que se tiene sobre la ciudad de Granada.
    Al tener una de las maravillas del mundo en un precioso entorno, el granadino de alguna manera piensa algo así como:»los turistas van a venir», y se acomoda.
    Una ciudad tan turística, siempre tiene que estar en constante cambio, con mejoras asiduas, con nuevas ideas e innovaciones para el turista, que luego hablará por dónde vaya de Granada.
    Las comunicaciones es un punto flaco o débil que tiene Granada, que por consiguiente crean bajas pernoctaciones, y movilidad rápida hacia otros destinos.

    En definitiva la implantación de un listín de precios acorde con las estrellas de cada hotel, sería un gran favor que se haría a la capital nazarí. Se revalorarizaría el producto, el destino turístico y el beneficio, como ya he citado anteriormente.

    En Granada no caben mas hoteles o tal vez sólo algunos pocos más, pero si cabe la honestidad del empresario, el servicio del camarero o la amabilidad de la vendedora.

  7. AlePlatz
    domingo, 27 de abril de 2014 a las 14:37 | #7

    En mi opinión no todos los planteamientos de los representantes empresariales son justos, por ejemplo, no creo que las paralizaciones de las aperturas de otros hoteles pueda ayudar a llenar los establecimentos hoteleros ya existentes entre semana.
    De hecho me parece que esta medida vaya contra la libertad que cada persona tiene a la hora de abrir una actividad y invertir en un negocio.

    Para incrementar la ocupación de los hoteles, o sea, la demanda, sobretodo entre semana, es necesario invertir en las infraestructuras, mejorando las redes de transporte y en general promocionando Granada como destino que debería caracterizarse por su heterogénea oferta turística y no sólo por La Alhambra.

    En segundo lugar, me parece una medida necesaria y justa la lucha contra la guerra de los precios.
    Creo que esta no lleve a ningún tipo de ventaja, al revés, obliga a dos o más empresas a competir bajando siempre más los precios y sus rentabilidad, llevándolas a devaluar completamente sus productos.
    Como sabemos, las estructuras hoteleras de Granada, se ven obligadas a adaptarse al escenario de la competencia bajando los costes de sus habitaciones incluso en temporada alta. Por esta razón, creo que sea necesario imponer un umbral mínimo de precios que todas las empresas tienen que respetar.

    Tomar medidas contra la lucha de los precios permetiría a estas empresas volver a ser rentables.
    Por esta razón creo que sea justo reglamentar las plataformas de reservas online que son una de las principales causas de esta competencia desleal.

    Creo que atraer a otro tipo de mercado sería una de las claves para mejorar la situación; invertir sobre el turismo de congresos o crear eventos culturales y artísticos (como conciertos, exposiciones… etc) estratégicamente situados, por ejemplo entre semana, sería un gran recurso para Granada y para las empresas porque atraería otro tipo de turistas que se desplazan por un interés que no esta asociado con visitar la ciudad en sí pero que pueden tener la posibilidad de descubrir la cultura y la belleza de la ciudad y decidirse por Granada como principal destino para un futuro viaje.

  8. Ana Salobreña Gálvez
    lunes, 28 de abril de 2014 a las 09:15 | #8

    Como bien ilustra el artículo, el sector hotelero granadino se enfrenta a un serio problema de exceso de oferta el cual hay que resolver cuanto antes en la medida de lo posible. A raíz de esto, la Federación de Hostelería ha planteado una serie de decisiones para paliar la grave situación.

    En cuanto a la moratoria de construcción propuesta, no creo que sea la única ni la mejor solución para adecuar la oferta a la demanda. Me resulta un camino fácil que no parece ser el más efectivo o conveniente para el sector hotelero. Se trata de una medida que de primera mano corta las alas al crecimiento económico de Granada puesto que deja de tener en cuenta a los nuevos emprendedores que son capaces de atraer importantes inversiones a la ciudad. Ésta es la principal razón por la que no creo beneficiosa este tipo de propuesta. Asimismo, considero mucho más importantes otra serie de medidas para resolver el problema de sobreoferta.

    En primer lugar, pienso que los hoteleros de Granada deberían de ir en una dirección unilateral en cuanto a la guerra de precios que hay establecida actualmente. Esta dirección a la cual me refiero se traduce en establecer unos precios que se adecúen a la propia rentabilidad de las empresas y por lo tanto debería existir un mayor control sobre ellos. Es decir, propondría establecer un precio mínimo dentro de cada categoría lo cual implica una mejora de imagen y calidad en los establecimientos hoteleros granadinos que debería ser objetivo primordial de todos, en lugar de abaratar los precios para aumentar la ocupación o el número de pernoctaciones. Este hecho de tirar los precios es algo que no ayuda a la mejora de la calidad hotelera sino que supone una lacra para el sector. Además de esto, considero que la creación de una central de reservas que ofrezca garantía sería algo positivo para salir de esta guerra de precios.

    Otra medida importante para la solución a este problema es redireccionar la demanda. No se trata tanto de prohibir la creación de nuevos hoteles para solventar la situación sino de intentar llenar las habitaciones de lunes a jueves o en temporada baja. Todo ello se consigue mediante un ejercicio de promoción o campañas entorno a la ciudad de Granada, puesto que esta ciudad no es solo la Alhambra sino que dispone de muchas más opciones potenciales que el turista aún no conoce por falta de información. Consecuentemente habrá que incidir en el impulso de Granada como destino mejorando su imagen y haciéndola llegar a otros públicos/mercados. Hay que dar más a conocer la ciudad, todo lo que abarca su abanico e intentar crear más motivaciones en el turista aparte de su visita a la Alhambra.
    Un significativo mercado a tener en cuenta es el turismo de congresos el cual ayuda directamente a paliar el desequilibrio entre oferta y demanda. Este tipo de turista debe ser un objetivo clave entre los hoteleros de Granada ya que se traduce en un cliente de importante poder adquisitivo que llena los hoteles de lunes a jueves. Por lo tanto hay que potenciar este turismo y atraerlo mediante la adaptación de los servicios de los hoteles a sus necesidades concretas.

    Por último me gustaría hacer hincapié en las infraestructuras de Granada las cuales dificultan en gran medida el crecimiento de la ciudad, ya que es una lástima la pésima comunicación que existe en ésta. Por ejemplo, se debería de establecer una mejora en la conexión de la ciudad con el aeropuerto de Málaga con autobuses directos que faciliten la llegada de turistas a Granada.

    Como conclusión, las medidas mencionadas anteriormente son varias alternativas a la moratoria propuesta por la Federación. No considero que la construcción de varios hoteles más suponga un estorbo para los demás, siempre que sean nuevos hoteles viables, rentables y sostenibles, adecuados al marco legislativo que ya existe. Por lo tanto el mercado debería de seguir siendo libre en este aspecto para fomentar la creación de empleo y consecuentemente el crecimiento económico.

  9. Mila Tsou
    martes, 29 de abril de 2014 a las 01:56 | #9

    En mi opinión, no estoy de acuerdo cómo resuelvan problemas. Ahora estamos en una era de libre mercado, ¿cómo podría prohíben otros empresarios para abrir nuevos hoteles en Granada, aunque el mercado es sobre de oferta. Si el mercado es realmente tan malo como dicen, entonces por qué todavía hay empresarios quieren abrir nuevos hoteles aquí. Por supuesto estos empresarios también hacen investigaciones. Desde mi punto de vista, la federación sólo quieren proteger a sus propios intereses, porque menos competidores representan más beneficios. Todos sabemos que esa guerra de precios sólo resulta en extremo mal. El mercado eliminará esos hoteles insuficientes, así que no necesitan preocuparse por el mercado de sobreoferta. Lo que la federación tiene que hacer es ayudar a esos hoteles mejorar ellos mismos. Por ejemplo, pueden reunirse y discutir cuál es la última forma de distribución, o cómo reducir los costes, pero no solo se quejan. Por el momento, creo que hoteles en Granada necesitan innovación. Hay muchos hoteles en Granada, pero por qué lo elegiría los clientes no sólo debido a los precios. La calidad de su servicio, habitación, comida es más importante que el precio. Así que mi consejo es que tienen que innovar y mejorar sus hoteles.

  10. DaniAceMac
    martes, 29 de abril de 2014 a las 13:23 | #10

    De todas las medidas propuestas por los empresarios me gustaría destacar el apostar por acabar. Con la guerra de precios pues este me parece el problema principal por el cual sus hoteles a la hora de hacer sus cuentas no están teniendo la rentabilidad que esperaban de acuerdo a un año muy bueno turísticamente hablando, otra medida fundamental y acertada es la de promocionar granada como una ciudad perfecta para el turismo de congresos mediante el Convention Boreau ya que este tipo de turismo puede ayudar a frenar la estacionalidad que tiene la ciudad en puentes y fines de semana.

    En cuanto a otras medidas que se pudiesen tomar podríamos hablar como esta ya ocurriendo en el caso de Málaga en que la administración pudiera premiar a hoteles que abran todo el año con bajadas en el impuesto de actividades económicas o otras formas de ayudar a estos hoteles que atiendan al público todo el año y frenen la estacionalidad, otra medida puede ser una mejor y mayor promoción del turismo Granada de congresos en ferias y otros mercados nuevos que hagan de Granada el principal destino de congresos.

  11. Rocio Flores Ruiz
    martes, 29 de abril de 2014 a las 17:07 | #11

    La guerra de precios se ha convertido, por desgracia, en un arma habitual de los hoteleros para atraer clientes, y esto ha supuesto la participación en ella de la mayoría de las cadenas hoteleras.
    Lo que ocurre en Granada, es que se han tomado en cuenta unos precios que están muy lejos de estar relacionados con la estrategia de negocio si no que se basan en una mayor o menor demanda por lo que la estrategia organizacional no va a servir para paliar o hacer frente a esta situación tan crítica.
    Si tenemos en cuenta las 4Ps del marketing (producto, precio, distribución (placement) y promoción) vemos que el precio es otra de las variables más a tener en cuenta y desde luego que si no mejoro el servicio que ofrezco, el producto, la promoción y la distribución, solo puedo competir en precio y probablemente siempre haya alguien más barato que yo y mi rentabilidad por tanto irá decreciendo.

    Está claro que en una situación como la actual, las presiones para reducir los precios son mayores ya que supone una caída de la demanda, los clientes son más sensibles al precio y las acciones de la competencia por paliar esta situación son también mayores.
    Si un establecimiento hotelero ofrece precios inferiores a los de su competencia, obtendrá un mayor porcentaje de ocupación pero no conseguirá aumentar su rentabilidad u obtendrá una rentabilidad nula, que es lo que mantiene con vida un negocio. Por el contrario, aquellos hoteles que tengan unos precios superiores a los de la demanda, tendrán menor ocupación pero obtendrán un mayor margen de beneficio.

    En cuanto a la solución propuesta por la Federación de frenar la aparición de nuevas plantas hoteleras, lo considero un grave error puesto que de la iniciativa de particulares en crear hoteles y en definitiva, empleo, es de lo que se nutre Granada, una de las ciudades más turísticas de España. Bajo mi punto de vista, esta medida ha sido propuesta en cuanto a intereses propios ya que cuanto menor sea la competencia mayor será el beneficio repartido entre los ya existentes.
    Por otro lado, quizás el establecimiento de un precio mínimo de venta no es lo más adecuado si no que en este aspecto estaríamos valorando de cada uno de los hoteles simplemente el precio cuando es un conjunto de aspectos a tener en cuenta, olvidaríamos así la calidad del servicio y producto, los cánones a los que han de hacer frente los establecimientos en función de la categoría a la que pertenezcan, etc.

    Algunas soluciones podrían ser las siguientes;

    Incentivar la venta directa por medio de una mejora de las páginas webs de los hoteles, ya que los clientes en ellas pretenden obtener más información sobre el establecimiento que no encuentren en los buscadores, ver si encuentran una oferta mejor o algún valor añadido, o buscar el contacto y dirección del hotel, así como un motor de reservas propio y visible en la misma.

    Mejora de la eficiencia. Muchas veces estamos tan centrados en la ocupación hotelera que no nos paramos en pensar si nuestra estrategia es la correcta. En tiempos de crisis todo está en constante cambio y quizás si no revaloramos nuestra estrategia no estamos logrando la eficiencia de nuestras acciones.

    Apostar por el Revenue Management que se centra en alcanzar el máximo beneficio, de tal manera que nos permite ofrecer el producto adecuado, al cliente adecuado, al precio adecuado y en el momento adecuado.

    Desarrollar estrategias de diferenciación debido a la gran cantidad de competidores con los que cuentan los distintos establecimientos hoteleros de Granada para poder ofrecer algo único que los compradores perciban como valioso.

    Sería interesante también una reducción de la presión fiscal (IVA) por el que servicios turísticos como transportes, hotelería, restaurantes, etc aumentaron del 8% al 10% y discotecas, parques de ocio y turismo activo sufrieron un aumento hasta el 21%.

    Centralización en distintos nichos de mercado que creamos interesantes en cuanto a gasto efectuado por estos, costumbres, posibilidad de viajar, etc.

    Incentivar el turismo de congresos para paliar esa estacionalidad con la que cuenta esta ciudad para mantener firme la ocupación hotelera de domingo a jueves.

    Y finalmente una mejora de las infraestructuras que son la clave para la accesibilidad a una ciudad, si tenemos en cuenta la afluencia casi nula de vuelos internacionales al aeropuerto de Granada, debemos tener en cuenta la opción B (Aeropuerto de Málaga) y crear una buena comunicación y conexión entre dicho aeropuerto y Granada al igual que una mejora en cuanto a la promoción de Granada como destino turístico en su conjunto ya que cuenta con una gran amplitud de recursos turísticos que no solo son la Alhambra.

    En definitiva, no tiene sentido que un cliente pueda comprar en un mismo momento un mismo producto con un mismo servicio y con unas mismas condiciones a dos precios diferentes.
    La venta de plazas hoteleras por debajo de costes supone una devaluación de productos turísticos ofertados, por lo que se debe adecuar el precio a la categoría y servicio ofertado.

  12. victoria maria
    martes, 29 de abril de 2014 a las 20:42 | #12

    En mi opinión, la mayoría de las medidas que piden los empresarios son bastante razonables, aunque creo que a las empresas podría beneficiarle la moratoria de creación de plazas hoteleras, puede estar limitando el crecimiento de la ciudad. Pienso que si se crearan nuevos hoteles enfocados a segmentos que aun no están explotados podrían atraer otros tipos de turismo que aun no acuden a esta ciudad o que solo vienen de pasada. El hecho de enfocarse al turismo de congresos en la situación económica actual, es importante pero no primordial. Quizás existen otros mercados que están en crecimiento, como el turismo ruso, podría ser una gran ventaja para la ciudad.
    Otro aspecto importante es la guerra de precios, los empresarios hoteleros de granada deberían de llegar a un acuerdo pues muchos de los cierres pueden estar produciéndose por una mala gestión, ya que llegan a vender por debajo de costes.
    Creo que viendo todos estos problemas es muy necesario que una ciudad como Granada debe diferenciar mas su producto turístico, sobre todo a nivel internacional. Y crear paquetes turísticos propios, ya que desde el destino Málaga o Sevilla venden parte del patrimonio de nuestra ciudad como producto propio.

  13. yuye
    martes, 29 de abril de 2014 a las 22:19 | #13

    Estoy de acuerdo con esta perspectiva.
    En mi opinión, los empresarios abrieron hotel en Granada tienen ventajas y desventajas. Granada depende principalmente en el desarrollo del turismo con el fin de presentar la situación del mercado, suspende de construcción con poco tiempo es posible, si tarta mucho tiempo a continuación, que pueden afectar el desarrollo de la ciudad. Y la crisis económica debe ser llevado a la industria del hotel después de la pérdida parcial, no se puede vencer a la guerra de precios que dura, que será más afectado su desarrollo.
    Por lo tanto, creo que la innovación es esencial para mejorar la calidad de servicio en el hotel, no necesariamente tienen que subir los precios, y más tours de hospitalidad para invitados de diferentes tipos tienen diferentes listas de precios, etc. Cultura urbana prominente, Granada no es sólo Alhambra, por lo que puede desplegar algunos exposiciones sobre culturales.

Comentarios cerrados.