Inicio > Destinos, General, Hoteles, Turismo > El Interés por lo Más Rentable y la Obsesión por Más Turistas

El Interés por lo Más Rentable y la Obsesión por Más Turistas

lunes, 7 de diciembre de 2009

calculadora1

Los políticos y las estadísticas oficiales nos han acostumbrado a pensar en que “el turismo va bien” si aumenta el número de turistas desde el año anterior y “extraordinariamente bien” si se alcanza un número “record” de visitantes. La crisis financiera global está ayudando a entender mejor que la clave no está en el número de turistas recibidos, sino en la rentabilidad de las empresas y territorios turísticos. Con el objetivo de la rentabilidad, a veces más turistas significa menos rentabilidad.

El indicador clave relacionado con el desempeño de cualquier empresa privada ha sido siempre la rentabilidad financiera. Sin embargo, en el turismo mucha gente parecía preferir pensar en las ventas como indicador del éxito. Este sesgo ha llevado a entender como positivo la posibilidad de, por ejemplo, masificar un destino turístico. La masificación ha ido normalmente asociada a una menor resistencia a situaciones de crisis, unos precios más bajos y un margen de rentabilidad asociado a la parte de la cadena turística más alejada del destino (el “tour-operador”).

Recordemos brevemente que la rentabilidad se calcula dividiendo los beneficios (delimitados por la diferencia entre los ingresos y los gastos) entre la inversión necesaria para calcularlos. Por su parte, los ingresos se delimitarían multiplicando el número de turistas recibidos por lo que pagan por los servicios recibidos. Manteniendo esa fórmula en mente, es fácil entender algunos de los siguientes consejos:

* La bajada en precios puede deteriorar sustancialmente la rentabilidad si no va asociada a un sustancial incremento del número de turistas recibidos. El mero mantenimiento del número de turistas, o incluso una ligera bajada, supondría un resultado negativo para la organización si esas situaciones se han originado mediante bajada de precios.

* La subida de los gastos promocionales y publicitarios supondrá un deterioro de la rentabilidad si la misma no va unida a una subida en los ingresos recibidos, bien por la elevación de los precios de venta o bien por un mayor número de turistas.

* Las elevadas cantidades en inversión para la construcción de grandes infraestructuras con supuesto potencial turístico (ej. parques temáticos o circuitos) puede ser una estrategia peor que un grupo de pequeñas inversiones (ej. pequeños centros de recepción con encanto) si es que las mismas no se materializan en beneficios derivados sustancialmente más elevados.

Aún con lo importante que puede ser mantener estas ideas en mente antes de actuar, seguramente estamos todavía en la parte fácil. El punto importante es perfilar planteamientos estratégicos que puedan ser útiles en épocas de crisis a las empresas turísticas.  Desgraciadamente, parece que la crisis en España seguirá muy presente al menos en torno a un año más.  Me imagino que los directores de los hoteles que han visto caer su ocupación en niveles de hasta el 20 o 30% en el año, pese a haber desarrollado paralelamente una bajada en precios, querrían conocer algunos planteamientos estratégicos concretos y directos para impulsar su hotel en estos tiempos de crisis …

 

Nota: La imagen que ilustra esta entrada es de Rasmus Thomsen y ha sido usada siguiendo expresamente los requerimientos del autor. Puedes ver más imágines del autor en:

http://www.freedigitalphotos.net/images/view_photog.php?photogid=410

  1. Laura.Arco
    domingo, 28 de febrero de 2010 a las 15:47 | #1

    Una empresa en crisis lo primero que debe hacer es estudiar el mercado, conocerlo. Considero un error buscar la bajada de precios o aumento del gasto para ser rentable.
    Es evidente que los clientes han cambiado, y también sus necesidades. Por ello, hay que buscar definirlos bien y ofrecerles lo que buscan. Ahí está el éxito. Además hay que replantear nuevas estrategias de marketing y financiación para conseguir los objetivos marcados. Podremos concretarlos mejor más adelante.
    En definitiva, hay que desmarcarse de la competencia.

  2. Sandra Quintana
    lunes, 1 de marzo de 2010 a las 16:48 | #2

    Considero que ante la situación que se está viviendo en las empresas, estas deberían ver en la crisis una oportunidad de mejora para poder progresar. Coincido además con el planteamiento de la compañera Laura, al no encontrar la bajada de precios y el aumento del gasto una solución real a los problemas creados.
    Algunas estrategias podrían ser la adaptación a la nueva demanda, un cambio de productos o incrementar la implantación de nuevas tecnologías. La innovación antetodo es la clave para la mejora.

  3. anabastidas
    martes, 2 de marzo de 2010 a las 11:49 | #3

    Pero, ¿Cómo seguir siendo rentables? Estoy deacuerdo con el planteamiento llevado a cabo por las compañeras sobre la importancia de establecer nuevas estrategias de marketing o implantar nuevas tecnologías pero, ¿qué hacemos en destinos tan masificados donde la única “guerra” posible es la de precios?
    Debemos tener en cuenta que el turista del siglo XXI no es el mismo que “invadió” nuestras playas con el boom turistico de los años 60. Las necesidades cambian y evidentemente el perfil del viajero que viene hoy día a nuestras costas es muy diferente de aquel que lo hacía hace 50 años. La base estrategia, desde mi punto de vista, sería la diferenciación y dar al turista un valor añadido en la prestación de nuestro servicio. La competencia en precios en un hotel no es muy factible a largo plazo, sobretodo en el turismo vacacional.

  4. conchi f. cueto
    miércoles, 3 de marzo de 2010 a las 13:32 | #4

    Quizás las encuestas de los políticos o la macro economía dijeran que el turismo iba bien por la masiva llegada de turistas a nuestro país, pero los que trabajamos en esto desde hace años, y tenemos contacto con hoteles, tiendas de regalos, restaurantes, spa o monumentos, siempre supimos que mejor que una horda de franceses (ejemplo) que venían a alojarse en camping baratos, traer comida de casa y gastar poco en compras, era preferible unos poquitos suecos (americanos-japoneses, etc), bien alojados, alquilando coches para desplazarse por las diferentes ciudades, comiendo en restaurantes o visitando cuanto monumento o exposición le surgieran por el camino. Dejando esto a un lado, creo que la estrategia hotelera ( en este caso que nos ocupa) estaría en ver primero que enfoque quieren dar a su negocio:
    a)Tirar de costes bajos, bajando a su vez algo de la calidad(lo mínimo soportable) siendo el cliente consciente de ello, y por tanto dirigiendo su negocio a otro segmento de mercado.
    b)Intentar mantener los costes actuales, pero subiendo los estandares de calidad, proyectándose hacia una diferenciación dentro del mercado, y que además sea muy palpable para el cliente, que sabe que esta pagando igual precio, pero a cambio está recibiendo la misma o superior calidad en los servicios.
    c) Materializar esa diferenciación ofreciendo una nueva gama de productos y detalles al cliente( spa, visitas culturales personalizadas, o cenas en lugares muy especiales) que no tendría en un tipo de hotelería más económica o básica.

  5. Beni
    miércoles, 3 de marzo de 2010 a las 15:56 | #5

    Parece que casi todos estamos de acuerdo que en la situación actual hay que cambiar de estrategia, potenciando las estrategias de negocio de diferenciación y enfoque, y apostando por la rentabilidad. Pero una vez tomada esta decisión, luego hay que saber implementarla y sin una buena gestión, al final no solucionaremos nada.

  6. Laura.Arco
    miércoles, 3 de marzo de 2010 a las 22:30 | #6

    Me parecen muy interesantes las tres estaregias expuestas por Conchi, pero de entre todas creo que yo apostaría, dadas las circunsatncias económicas especiales en las que nos encontramos, por la diferenciación subiendo los estandares de calidad. Éste considero que debería ser el objetivo básico para cualquier empresa. A partir de aqui, una vez satisfecho el cliente buscaría ofrecer una gama de productos más variada, dependiendo de las distintas peculiaridades de cada cliente, para generar valor añadido al cliente y así fidelizarlo. Es un pasito más para desmarcarnos de la competencia, que sigo insistiendo, a día de hoy, es necesario.

  7. pilar carmona
    jueves, 4 de marzo de 2010 a las 02:21 | #7

    A parte de la diferenciación del producto, pienso que es fundamental centrarse en un tipo de clientela, ya que si queremos satisfacer a todos, que sería algo ideal pero practicamente imposible de llevar a cabo, nunca se conseguirá la diferenciación total de nuestro producto , tan importante es difereciar la empresa como diferenciar al cliente. Como por ejemplo las compañias low cost que se centran en una estrategia de costes , que en el fondo es su diferenciación, liderazgo de costes, baja calidad, lo que les diferencia, o los hoteles gran lujo,estrategia de enfoque, alto coste, gran calidad.

  8. conchi f. cueto
    jueves, 4 de marzo de 2010 a las 11:00 | #8

    Efectivamente compañeros, al margen de todas estas propuestas, lo más importante es llevar a cabo una buena gestión del negocio una vez tomada la estratégia a seguir. Hay muchas empresas con mala gestión, llena de “jefes” y con pocos “empleados”… es decir lo de muchos capitanes y pocos remeros;Mala estructura organizativa, o mala gestión de costes ( por ejemplo con tanto sueldo mal empleado, poca formación de los que trabajan, etc)

  9. anabastidas
    jueves, 4 de marzo de 2010 a las 12:41 | #9

    Personalmente considero que una estrategia de diferenciación en el sector turístico es el capital humano del que disponga, es decir, de sus empleados. Como ya sabemo, el turismo no es sólo bienes materiales sino la manera de prestar unos servicios y eso es algo por lo que en España se ha apostado poco.
    La escasa profesionalización de los trabajadores del sector es uno de los graves problemas si queremos apostar por la calidad, porque por mucho que apueste por mejorar las infraestructuras de mi hotel si mi personal no está preparado para acoger al cliente el esfuerzo no habrá merecido la pena.
    Como han expresado mis compañeros es mejor menos turistas pero que gasten más en menos tiempo (así el impacto sobre el territorio es menor), pero, en una situación como la de ahora, ¿qué hacemos? ¿renunciamos al turista “barato”? ¿hay tantos turistas que puedan gastarse tanto?

  10. Yolanda M.H
    jueves, 4 de marzo de 2010 a las 15:27 | #10

    Todos coincidimos en que el turista que viene a España gasta poco, por tanto, los negocios turísticos ya no poseen el esplendor de la “época dorada” de hace algunos años. Creo que la estrategia empresarial debería ir encaminada por ahí, o incluso abrirse a nuevos mercados, antes desconocidos para el turismo español.
    Hago una reflexión: ¿Creéis que España “ha pasado de moda” como destino turístico? Si es así, ¿Cómo serían las estrategias empresariales a adoptar para cambiar esa situación y mejorarla?.
    De tods es sabido, que están surgiendo nuevos mercados turísticos como por ejemplo; Egipto, Croacia y otros países del Este, que por su situación, económica, política o social, habían permanecido en la penumbra.
    Pero también es verdad, que uno de los potenciales más importantes en este sector, es el capital humano.
    Por tanto, habría que adecuar estrategias encaminadas a:
    – Mayor profesionalización, especialización y reciclaje del personal humano. Y tecnológicos, por supuesto.
    – Mayor fidelización y captación de clientes.
    – Diferenciación del producto, para poder luchar contra la competencia.
    Entre otros.
    Porque también es cierto, que una debílidad fortísima que sufre el sector turístico, es la Estacionalidd. Así pues, si no existen recursos turísticos para atraer turistas, pues…. Habrá que inventarlos.

  11. adrian vicente
    viernes, 5 de marzo de 2010 a las 00:20 | #11

    bien yo creo que todos coincidimos en un cambio de estrategia, en dar un enfoque diferente al hotel, buscar nuevos clientes o unos servicios que nos diferencien pero todo eso no nos va a garantizar una rentabilidad mayor. El problema de los hoteles en España es que en los ultimos años debido a la boyante situacion economica que hemos vivido mucha gente que no tiene que ver con el sector ha querido sacar tajada de él y si ha esto sumamos que gran parte de los trabajadores del sector no estan preparados correctamente nos encontramos con un sector turistico poco profesionalizado, que cuando todo ha ido bien no se ha notado, pero ahora que hay una gran crisis mundial y hay que tomar decisiones , se nota.

    Respecto a lo que plantea Yolanda yo creo que España es un mercado muy maduro en su variante de Sol y Playa ,pero España no solamente es eso tenemos una gran riqueza cultural y una diversidad paisajistica que se deberia aprovechar. No podemos dejar que paises como Croacia nos “coman la tostada” porque al ser un mercado nuevo probablemente este mucho mas profesionalizado y por ello mejor gestionado.

  12. Laura.Arco
    viernes, 5 de marzo de 2010 a las 14:40 | #12

    Es cierto que en este sector al igual que en otros muchos la formación de los trabajadores no es la suficiente. Todo esto puede estar propiciado por la mala época que estamos pasando, es una manera de ahorrar en costes a corto plazo. Por ello, creo conveniente pensar a largo plazo, conseguir alianzas o colaboradores que arrimen el hombro ahora para conseguir ese mejor servicio que dar a los clientes acotando el mercado. Por tanto,coincido con todos vosotros en que la preparación del personal es escasa.
    Respecto al planteamiento de Yolanda acerca de la estacionalidad, creo que en el sector turístico en estas épocas habría que lanzar estrategias encaminadas al público de los alrededores del hotel, autóctonos de la zona con paquetes atractivos para fines de semana, viajes de negocios o incluso para pasar unas horas.
    Y por último, al igual que piensa Adrián no creo que España esté pasada de moda, ya que tiene gran potencial turístico cultural y de Sol y playa sobre todo. Somos una marca turística en el mundo muy fuerte, pero estamos en crisis y eso es lo que pasa. Creo que esto cambiará.

  13. RafaelMC
    viernes, 5 de marzo de 2010 a las 16:25 | #13

    Teniendo en cuenta la crisis actual es cierto que esta afecta a todos, tanto a los turistas que ahora tienen menos dinero para gastar, cuanto las empresas que ahora deben buscar nuevas estrategias para hacer frente a la caída de la rentabilidad, pero que se enfrentan al dilema de que nuevas estrategias implican costos adicionales, o que en tiempos de crisis no es nada recomendable, por eso las empresas deben buscar estrategias eficaces que lo distinga de la competencia y tienen un bajo costo de inversión. Entre las estrategias posibles que pueden elegir, estoy de acuerdo con quienes dijeron que lo cierto es una inversión en personal que trabaja para mejorar la calidad del servicio, creo que esta es una medida que reducirá los costes para la empresa en cambio está funcionando correctamente puede traer gran recompensa , como un cliente satisfecho es equivalente a más de cien anuncios de la publicidad y la satisfacción del cliente en un servicio turístico está directamente relacionado con la atención recibida.

  14. adrian vicente
    viernes, 5 de marzo de 2010 a las 16:59 | #14

    Como muy bien dice Rafael es muy importante tener satisfecho al cliente y como se ha comentado anteriormente eso se logra con la profesionalización del sector. En épocas de crisis se suelen recortar costes y respecto al marketing hay dos opciones, empresas que deciden recortar gastos en marketing y empresas que aprovechan para dar mas importancia al marketing para atraer más gente. Yo creo y estoy de acuerdo con Rafael que el mejor marketing es el que hace el cliente, el conocido como “boca a boca”, que en estos tiempos se magnifica debido a los canales de internet como Trypadvisor en los que un buen o mal comentario pueden ser los culpables de ser rentable en el año. Por tanto llegamos a la conclusión de que hay que profesionalizar el sector para mejorar el trato a los clientes y que estos sean nuestra “herramienta” de marketing y también es necesario profesionalizar el sector para tomar decisiones adecuadas que van a influir en el futuro de nuestro negocio.

  15. JCarlos Gallego
    viernes, 5 de marzo de 2010 a las 17:41 | #15

    Es un hecho que la crisis está afectando tanto a pequeñas como a grandes empresas, de una manera u otra, eso ya ha quedado bastante claro. Pero como en todas las crisis, creo (o quiero creer) que se trata de un proceso efímero. Por este motivo, no veo acertada la idea de una rebaja de precios en la habitación, ni tan siquiera sensiblemente, puesto que provocaría un un deterioro tanto del mercado como del tipo de clientela. La diferenciación, buena gestión y todo eso está muy bien, pero además apostaría por la EXPLOTACIÓN de las capacidades del propio hotel (dentro de sus posibilidades), de manera que el cliente no gaste el dinero fuera de él y respetando siempre el precio “standard” de la habitación:

    -En hoteles con restaurante: ofertas para comensales (botella de vino, menús especiales…)
    -En hoteles con bar: botella de Champagne…
    -En hoteles con sala de fiestas: eventos.
    -Hoteles con SPA: ofertas añadidas.

    Todos los puntos anteriores tienen un denominador común: “costes bajos· y “aprovechamiento de los costes fijos” (un camarero cobra lo mismo atendiendo a diez comensales, a uno, que a ninguno).

    En definitiva, tanto hoteleros como clientes han de entender que en un hotel no solo ha de venirse a dormir. Si conseguimos salvar esta crisis sin entrar en una guerra de precios, estaremos a la cabeza cuando salgamos de ella. Quizás estoy pecando de optimista…

  16. rogelio_salvador
    sábado, 6 de marzo de 2010 a las 02:47 | #16

    Me parece que no todo es culpa de la crisis es cierto también que se han dejado de mirar algunos aspectos muy básicos que en tiempos de recesiones globales se tornan mas agudos, me parece que los empresarios hoteleros tienen que mirar hacia dentro de sus empresas y preguntarse que han hecho mal y por que, hacer auditorías internas en todos sus departamentos, y algo muy importante es saber el nivel de satisfacción de nuestros clientes, realmente estamos dando el servicio que creemos dar? o esta sobrevalorado, en el aspecto de los precios es preponderante hacer ciertos acuerdos de colaboración entre los empresarios hoteleros para marcar limites en cuestiones de descuentos o bajos precios, es verdad que durante mucho tiempo los grandes empresarios hoteleros han pretendido abarcar todo el mercado posible, y en tiempos de crisis hay que empezar a compartir el pastel.

  17. Iago Galicia
    sábado, 6 de marzo de 2010 a las 14:37 | #17

    El texto empieza diciendo “los políticos y las estadísticas oficiales…”, pues seguramente ellos son los grandes culpables de la crisis que estamos sufriendo. La necesidad por parte de los grandes partidos estatales, tendentes a legimitimarse en el poder mediante políticas a corto plazo y la peligrosa senda que han seguido en los últimos años de intervenir de una forma muy sútil por no decir casi inexistente en la economía dejando que el capitalismo financiero fuese poco a poco menguando las economías familiares y por defecto su capacidad de ahorro han derivado en unos cambios en las pautas de ocio (turismo).
    Debido a esto y relativizando causas y consecuencias se puede decir que las empresas turísticas por fallos de estructura han sentido la crisis en los últimos años de una forma sustancial y ahora es cuando se están empezando a preguntar que se ha hecho mal y que estrategias seguir para salir del bache. En este séntido creo firmemente que la crisis, sobre todo en España, durará más de lo que dicen las previsiones y además también creo que cambiará,aún más si cabe, perfiles y rutinas sociales (entre ellas las turísticas); por esto, pienso que las empresas del sector turismo deberían subsistir el mayor tiempo posible con pequeños cambios ya sean a nivel coorporativo, de negocio o funcional, esperando saber hacia donde va a “dirigirse” la sociedad en términos de ocio y una vez se sepan algunos de estos nuevos patrones, estudiarlos y actuar sobre ellos implementando nuevas estrategias.

  18. Julia
    sábado, 6 de marzo de 2010 a las 19:44 | #18

    Estoy de acuerdo con lo que dice Iago respecto a que la crisis durará más tiempo de lo que está previsto y por eso las empresas turísticas deberían haber cambiado sus planes antes de tal forma que no les hubiera afectado tanto esta situación actual.
    Considero que las empresas deben de replantear sus estrategias tanto de marketing como de precios pero de una manera que no afecte a la calidad del servicio. Deberían de diferenciarse de otras empresas en calidad, en los clientes que van a captar, en servicios que van a ofrecer o inventarse cosas nuevas que llamen la atención, por ejemplo.

  19. habib86
    sábado, 6 de marzo de 2010 a las 20:08 | #19

    yo comparto la opinion con vosotros en que la crisis esta afectando tanto a las pequeñas como a las grandes empresas, a nivel de microeconomia tanto a nivel de la marcroeconomia, la industria turistica anda de capa caida, frente a eso la industria hotelera y todas las empresas dependientes tienes poco que hacer. sin embargo poco no es igual a nada , hay pciertos margenes de maniobra , el tradicional ha sido bajar precios , ofrecer descuentos por reservas anticipadas..
    El problema de la competencia mediante precios es que llega un momento en el que el margen de maniobra se agota.
    La solucion a la bajada de clientes como algunos compañeros han mencionado antes es el valor añadido que podamos incluir en nuestro producto y que el cliente percibe como tal(ofrecer bono de autobus gratis para toda la estancia, pfrecer por ejemplo paquetes de forma conjunta, o algunas actividades que el cliente le da mucha importancia..). cunado hablamos de valor añadido , tampoco hacemos referencia a la diferenciacion porue es un concepto bastante complejo y necesita un planteamiento más detallado y a largo plazo.
    La clave reside en ofrecer un servicio lo bastante diferenciado dentro de un mercado saturado.A menudo , los turistas prefieren un producto de precio no relajado pero con una ventaja interesante , y desde el punto de vista del gerente , el porcentaje de descuento que vayamos aplicar en nuestro producto puede aplicarse en servicios extra.
    En respecto al personal , es imprescendible contar con un equipo humano apto y con experiencia maxima porue es la clave de dar una buena imagen a nuestro producto , aunque no se puede seguir desarrollando un modelo de turismo basando en personal a 600 o 700 euros.

  20. JCarlos Gallego
    sábado, 6 de marzo de 2010 a las 20:09 | #20

    Como muy bien dice mi compañera Julia, un punto fuerte de la diferenciación es la de los clientes a captar. En este aspecto, propongo una buena política de Revenue Management, es decir, cobrar a cada cliente lo que estaría dispuesto a pagar. Preferible es aplicar un programa de fidelidad a grupos de empresarios que acuden cada año al hotel por convenciones (por ejemplo) para mantenerlos a lo largo del tiempo que a viajeros eventuales. Por otro lado, es posible que el cliente que menos paga por la habitación (que suele ser al que menos valoramos) es el que más gasta en servicios adicionales, y por lo tanto es más rentable….En definitiva, un estudio de cada cliente.

  21. Jessica Aporta
    domingo, 7 de marzo de 2010 a las 13:31 | #21

    Personalmente no creo que bajar los precios sea la solucion, ya que no se esta consiguiendo mas rentabilidad
    Se deberian de buscar otros metodos como bien han dicho mis compañeros de iuntentar conseguir mas calidad y mas profesionalidad en el sector para atraer a clientes pero a los mismos precios y no empezar una guerra de precios que solo conseguira que se de una peor calidad del servicio y menos rentabilidad.

  22. Vanessa
    domingo, 7 de marzo de 2010 a las 14:41 | #22

    En mi opinión creo que una bajada de precios por parte de las empresas sin hacer antes un estudio de mercado, no es una buena idea.
    Se debería hacer un nuevo análisis del mercado, conocer sus necesidades, lo que buscan, puesto que el mercado de hoy en día no es el mismo que el de hace 50 años.
    Las empresas deberían conocer cuáles son sus puntos fuertes, potenciarlos para poder diferenciarse de su competencia, dirigiéndose a un determinado tipo de mercado para mejorar la calidad del servicio que ofrecen para así afianzar su clientela, y no pensar que por bajar los precios van a mejorar su situación.

  23. Beni
    domingo, 7 de marzo de 2010 a las 21:28 | #23

    Que España es un destino turistico maduro es verdad, como dice Adrian aún queda mucho por desarrollar en su vertiente cultural,gastronómica, rural,etc., pero no es menos cierto que el turismo de “sol y playa” que parece saturado todavía puede ofrecer muchísimo, como por ejemplo los deportes y ocio nautico: vela, buceo, excursiones en barco etc.
    Por otro lado hay que recordar que sobre el 60% de los turistas internacionales que nos visitan proceden tan sólo de tres paises, es decir de los 50 millones,30 vienen de R.U, Alemania y Francia.
    Sí, mercado maduro pero todavía con muchas bazas a su favor.Tenemos que aprovechar nuestra experiencia (aciertos y errores) para ser más competitivos, experiencia de la que carecen los nuevos destinos.

  24. marco.e
    domingo, 7 de marzo de 2010 a las 23:47 | #24

    Estoy de acuerdo con Beni que el turismo de “sol y playa” todavía ofrece muchas posibilidades y que existen unos conceptos con enfoque en calidad.
    Un ejemplo es la Playa La Barrosa en Chiclana de la Frontera ahí se une el turismo de alta calidad y deporte (especialmente el golf). En primera línea de la playa solo hay hoteles de 4 o 5 estrellas (Sol Meliá, Barceló, etc.) y los edificios no son tan altos. El uso profesional de la playa es restringido a los meses de abril a noviembre y cada hotel tiene un espacio muy limitado en la playa (para instalaciones como chiringuitos, tumbones y sombrillas).
    Ademas el enfoque al golf tiene la ventaja que esta zona también está interesante para turistas durante las temporadas bajas especialmente el invierno.

  25. Jose G. Infante
    lunes, 8 de marzo de 2010 a las 12:25 | #25

    Creo que como dicen algunas de las compañera la clave no es el número de turistas que tenemos con el que se rellena las estadísticas oficiales, sino la diferenciación y apostar por un turista de calidad, no por turismo “mochilero” o de “botellón”.El caso se ve claramente en el sector aéreo con el auge de las compañías “low cost” que se ha basado en muchos aptos en la politica de subvenciones por parte de ayuntamientos, diputaciones y empresas. Ahora con la situación actual de crisis esos organismos no pueden seguir manteniendo esas subevenciones con lo que estas cías aéreas a las que no les une nada al lugar deciden irse a otros aeropuertos. También la politica “low cost” no debería aplicarse también a los empleados de la empresa si no queremos bajar el nivel de calidad con respecto a la atención y trato al cliente.

  26. Laura.Arco
    lunes, 8 de marzo de 2010 a las 13:13 | #26

    Así es compañeros, parece que mantenemos una opinión común acerca de cuales son las mejores formulas de reconducir algunos negocios a día de hoy. Agrupando ideas, los factores clave serían: la formación del personal y la selección de un segmento del mercado al que dirigirnos. Fidelizar al cliente con un servicio de calidad. Creo que se han hecho planteamientos muy interesantes que ayudarían a muchas empresas del sector.

  27. Conchi Martinez
    martes, 9 de marzo de 2010 a las 11:26 | #27

    Todos optamos por replantear la estrategia y la mayoria elige la diferenciación como estrategia de negocio.
    Estoy de acuerdo con nuestra compañera Ana en que la tipología de turista español ha cambiado considerablemente de los años 50 hasta ahora, y que hay que optar por la diferenciacion dando un valor añadido en nuestro servicio.
    Al igual que Laura Arco, Conchi y Yolanda estoy a favor de una mayor profesionalidad en la oferta, lo que se traduce a una mayor calidad del turismo; y ofrecer una gama de prductos variada.
    Es interesante lo que matizan Yolanda y Adrián, España no es solo sol y playa, (aunque es la fórmula que genera mayor actividad a la industria turística)pero es un destino maduro y obsoleto que se puede solventar fomentando la riqueza cultural histórico-artística de nuestro país.

    En resumen, destaco:
    -diferenciación ofreciendo servicios complementarios al alojamiento; y programa de fidelización de clientes(como han mencionado algunos de mis compañeros).
    -reorganización de la empresa (optimización de los recursos)
    -reducciones drásticas de costes (trabajadores y proveedores) pero nunca perdiendo el valor percibido de nuestros clientes.

  28. Tania
    martes, 9 de marzo de 2010 a las 17:36 | #28

    Yo creo que la potencialización del modelo de turismo de sol y playa no es la mejor opción para nuestro país. No podemos competir en precios con otros destinos por dos motivos: nuestros salarios son más altos que los destinos de sol y playa que existen en la actualidad (norte de África, Caribe, costa Dálmata, sudeste asiático) y nuestra moneda, el euro, es la divisa más fuerte actualmente en los mercados internacionales. Hace años a un turista inglés le era rentable la estancia en España porque, por muy bajo que fuera su salario, al cambiar la libras por pesetas, obtenía muchísimo dinero y la estancia le resultaba asequible. Hoy es al revés y la libra es inferior al euro. Los alemanes, franceses e italianos tienen nuestra misma moneda, por lo que buscarán destinos donde su dinero valga más y su estancia sea más económica. ¿Qué podemos hacer entonces? Hay experiencias de países como Dubai, donde el
    gobierno ha creado las condiciones para la llegada de un turismo de alto poder adquisitivo (edificio más alto del mundo, vuelos directos con todas las capitales occidentales a precios económicos, islas artificiales, hoteles de gran lujo, etc). Si España quiere diferenciarse debe existir una acción conjunta entre los organismo estatales y las asociaciones de hoteleros, para promocionar una marca única y diferente en el exterior, reconocida como calidad en cualquier lugar del mundo con sólo nombrarla. Por ejemplo, España es uno de los mayores y mejores productores de vino del mundo. La mayoría de las grandes bodegas se están dotando de museos y hoteles ligados al conocimiento y cata de los vinos. Es un comienzo. ¿Cuanto costaría crear una ruta del vino cohesionada, con museos y hoteles con mayor capacidad? Las ayudas estatales ayudarían a crear las infraestructuras. ¿Cuantos castillos derruidos y abandonados existen en España? Se podrían reformar y acondicionar para pernoctar en ellos. No se trata de un hotel más aquí o allá, sino de generar un auténtica demanda y de regenerar pueblos y regiones únicas y con encanto, tal y como está haciendo el gobierno andaluz con las rutas Alandalus.

  29. conchi f. cueto
    miércoles, 10 de marzo de 2010 a las 10:48 | #29

    Tania, hay un par de puntos en los que estoy de acuerdo contigo y un resto de puntos en los que discrepo abiertamente. Estoy de acuerdo en que se puede potenciar el turismo cultural en España como ya empieza a hacerse, desde hace unos años, lo de las rutas del vino (Rutas enológicas) ya empieza a hacerse en La Rioja y en la zona denominación de origen de Ribera del Duero. Los hoteles están bien como están no habría que ampliar sus capacidades porque el turismo cultural no es uun turismo de masas, sino más bien lo contrario, requiere de hoteles buenos, bien cuidados y con un estilo personal, en lugar de “hotelazos” de mucha capacidad y poca “dedicación” al cliente. Por otro lado reconstruir castillos reduidos, sería fantástico pero poco viable, por la fuerte inversión que haría falta hacer. Vamos a arreglar primero casas-palacio o casas solariegas para hacer hoteles con encanto y si alguna vez se puede, nos metemos con los castillos. En definitiva, tenemos que saber vendernos mejor en el exterior y diversificar nuestra oferta ofreciendo más productos turísticos a desarrollar en nuestro país, hasta ahí de acuerdo…. pero querida Tania hay algo con lo que de ninguna manera puedo estar de acuerdo contigo y la historía turística de nuestro país y los graficos y encuentas del turismo te desacreditan totalmente: no puedes decir…
    “que el turismo de sol y playa no es la mejor opción para nuestro pais…”. El turismo de sol y playa ( por suerte o por desgracia) sigue siendo el referente número 1 de nuestro país, nos guste o no. Y me parece además que hay que seguir trabajando en ello para mejorar siempre (como ocurrió con la gran crisis hotelera que hubo en los años ’80, a consecuencia de la cual, muchos hoteleros se pusieron las pilas y reformaron sus hoteles, mejoraron la formación de sus trabajadores, etc) España no es la 2º o 3/4º potencia mundial en turismo por casualidad. Que ahora hay otros destinos turísticos emergentes mas baratos que nos pueden hacer “daño” ??Si! Obviamente, pero España sigue ofreciendo algo que todavía muchos de esos países no pueden ofrecer: Seguridad ( política-económica, para invertir y sensación de seguridad personal para los turistas que aquí se sienten en “Europa” con todo lo bueno que eso conlleva),un sistema hotelero de lo mejor del mundo, y eso el que haya viajado por el mundo y compare lo sabrá mejor que nadie, además de estar como mucho a un par de horas de avión aprox.Los clientes van a Dubrovnick, si, los clientes van al Caribe, también, los clientes viajan a Túnez, vale ….pero te aseguro que todos al final, acaban repitiendo en Mallorca, en Salou, en la Costa del Sol, etc.
    Para terminar comentar que en efecto países como Dubai hacen grandes hoteles e islas artificiales,con una gran inversión económica pero piensa por un momento: ¿Que hay en Dubai, si estas construcciones y en definitiva este mundo artificial no existiera?? Quien iría a Dubai y a ver que? (Al margen de los viajeros de negocios o altos ejecutivos) Ellos tienen mucho dinero además de ser propietarios de la mitad de los aviones que las lineas aéreas utilizan para sus vuelos, pero es lógico que inviertan tanto en construirse un mundo que no tienen, de otra manera no iría nadie allí, y aún así … crees que van a vivir del turismo a pesar de tan inmensa inversión? En España tenemos muchos más recursos para utilizar, solo hay que tener más imaginación para sacarles provecho y puesto que no tenemos tanto dinero como ellos, buscar fondos públicos para financiar estas ideas o que los bancos empiecen a “prestar” dinero para ponerlas en práctica.

  30. anabastidas
    miércoles, 10 de marzo de 2010 a las 12:33 | #30

    Estoy totalmente deacuerdo con el planteamiento llevado a cabo por Conchi respecto a la opinión vertida por Tania. España no puede obviar su turismo de sol y playa, porque somos un país que tenemos mucho sol y mucha playa (evidentemente, muchos otros recursos). Organismos públicos como Turespaña ya intentaron hace años desvincularse (un poco) de la imagen de sol y playa y vieron que los resultados no fueron los esperados. España es mucho más, pero renunciar al turismo litoral es renunciar a parte de nuestros recursos turísticos de primer índole.
    Si tal y como se ha visto el número de turista que visitan el país ha descendido, pero el gasto por turista ha aumentado (según EGATUR), el problema no es tan “grave”.
    La capacidad de absorción de un destino turístico está limitado por problemas básicos de sostenibilidad futura. España, 50 años después de su espectacular e inesperado desarrollo turístico está preparada, como destino maduro, a explotar con sostenibilidad y rentabilidad los imnumerables recursos turísticos con los que cuenta.
    Por tanto, más turistas no es sinónimo de más rentabilidad, quizás a un corto plazo pero nunca a largo plazo.

  31. Conchi Martinez
    miércoles, 10 de marzo de 2010 a las 12:56 | #31

    Así es, no debemos restarle importancia al turismo de “sol y playa” el cual, genera la mayor actividad turística en nuestro país, realiza la mayor aportación al PIB de la economía.
    En cuanto al tipo de cambio que mencionaba tania, creo que el euro esta devaluado frente a la libra. De todos modos, siendo nuestro principal país emisor,se ha reducido en numero de visitas porque, como bien han menciondo las compañeras más arriba,encuentra destinos más atractivos. Es el ciclo de la vida, son paises emergentes con economías en vias de desarrollo que encuentran en el turismo una buena fuente de ingresos para su actividad económica, tal y como le sucedió a España décadas atras. Pero esto es lo interesante, es una ventaja para españa ya que le avalan años de experiencia frente a estos destinos.
    Destaco la importancia de la sostenibilidad y rentabilidad que hace referencia ana.

  32. Laura.Arco
    miércoles, 10 de marzo de 2010 a las 21:47 | #32

    Estoy totalmente de acuerdo con los planteamientos hechos por Conchi, Ana y Conchi M. acerca de la importancia del turimo de sol y playa para nuestro país y su economía. A España se le conoce por su buen tiempo y la calidad de sus infraestructuras, tanto hoteles como apartamentos. Transformó y sigue transformado el litoral en España, ha promovido el reciente auge del turismo rural, fortaleció y fortalece el sector de la construcción, hoy principal motor del país desde hace mucho tiempo. Es un recurso del que podemos sacar muchos beneficios y repito lo que mis compañeras han dicho anteriormente, hay que saber sacarle provecho y explotarlo adecuadamente.

  33. AUCorreia
    sábado, 13 de marzo de 2010 a las 14:34 | #33

    Estoy de acuerdo con los planteamientos hechos por Conchi, Ana, Conchi M.y Laura acerca de la importancia del turismo de sol y playa para España. Y el turismo no es una puerta de entrada de dinero solo aquí, creo que lo es en todo el mundo; la formula “sol y playa” es un atractivo tremendo y certero. Una prueba es dada por Tania cuanto dice sobre Dubai, que se pone a construir o reconstruir “todo el mundo” (artificial) en un deserto de arena y los turistas se van a este sitio por unas pocas motivaciones que son la curiosidad por la tecnología, precios de vuelos y hoteles atractivos (la viaje es cara porque la vida en los Emiratos Árabes es cara) y para decir a sus vecinos que estuvieran allá! Y por supuesto hay uno motivo de turismo que es fundamental en Dubai que es lo de negocios. Todavía, hablamos de España que tiene una tradición en recibir, calidad de sus infraestructuras para los turistas, hoteles altamente estructurados y sobretodo equipos con experiencia. España tiene dos atractivo naturales muy fuertes que son la naturaleza y las personas y creo que estos no son trabajados de acuerdo, porque algunos turistas quieren sentir un poco como es ser español, entonces tener “rutas especiales” como de la tapas, de la producción y degustación de aceite, vino, clases de baile (flamenco- en principal para el Japón) y música, creo estas rutas piden para seren mejor planeados. Solo una cosa tengo muy claro es que el hombre no se queda satisfecho nunca, y para esto también el turismo tiene que estar siempre listo para los cambios y así continuar a tener sus clientes.

  34. pilar carmona
    martes, 16 de marzo de 2010 a las 00:19 | #34

    Es preferible que los turistas que nos visiten hagan un gasto considerable, que la afluencia de un gran número de turistas con un gasto mucho menor, ya que va a resultar más rentable. Para conseguir esto es primordial ofrecer al visitante calidad en nuestros establecimientos, en nuestra gastronomia, etc…Si no podemos competir con otros paises en precio, ya que es muy difícil abaratar los nuestros y seguir dando la misma calidad que ellos dan y pagar a los empleados, entonces, centremonos en la calidad de nuestros servicios e intentemos estudiar el mercado para buscar el tipo de cliente que va a hacer un gasto mayor, aunque sea un número menor de turistas el que nos visita. Sabemos que existe un número de turistas que esta dispuesto a gastar más que otros, y de una forma importante, como ocurre en otros paises como dice AU Correia,y que en nuestro país también ocurre como es el caso de Marbella. Por lo tanto, con la experiencia que tiene España a nível turístico, no podemos dejar la calidad aparte y dar unos servicios mediocres, corrientes e incluiso de baja calidad.

Comentarios cerrados.