Archivo

Archivo para la categoría ‘Viajes’

Turismo de Experiencias: ¿vivo o muerto?

Jueves, 21 de Abril de 2016 12 comentarios

Turismo

 

Hay quien afirma que el turismo de experiencias ha muerto, y que hay que explorar nuevos conceptos …

Por mi parte, a la hora de diferenciar lo “experiencial” de lo “no experiencial” (aunque hasta estar tumbado sin hacer nada puede ser toda una experiencia) el factor determinante ha sido la motivación subyacente del viaje, así en el lado de lo experiencial se han situado las motivaciones específicas frente a las genéricas de ocio y descanso (y dejarse llevar por lo que un destino pueda ofrecer).

Sin embargo, sí es cierto que el concepto “experiencial” se ha adoptado como eslogan de comunicación de casi cualquier cosa, hasta la saciedad, acabando con su capacidad de diferenciar unas propuestas turísticas de otras, y esto, en mi opinión, es lo que está provocando una huida hacia la búsqueda de nuevos argumentos comerciales.

Os dejo un artículo de David Mora en el que dibuja un nuevo horizonte:

http://www.hosteltur.com/114989_turismo-experiencias-ha-muerto.html

Partiendo de dos visiones diferentes del tema, sería interesante recoger, y para ello tenéis hasta el martes 19,  vuestra visión sobre el tema, desde aclarar el concepto que tenéis de lo que es experiencial y lo que no, hasta cual es o debe ser su futuro.

 

Categories: Destinos, Turismo, Viajes Tags:

Buscando al turista de reuniones y congresos

Domingo, 6 de Febrero de 2011 76 comentarios

Los estudios turísticos constatan con frecuencia que el gasto medio realizado por los turistas que visitan una ciudad para asistir a un congreso, jornada o convención supera con mucho el realizado por el turista medio que visita la misma ciudad por ocio. A título de ejemplo, el informe publicado por Turespaña en 2010 sobre turismo de reuniones estimaba que el coste del alojamiento de los participantes internacionales en las reuniones celebradas en España en 2009 fue de 126,80€ diarios (en el año 2008 se estimó 150,63€ y en 2007, 199,99€). Además, el mismo estudio estimó un gasto medio diario de 90,57 € por parte de ese mismo turista, a lo que hay que añadir el gasto del viaje y los propios costes de inscripción a la jornada.

Leer más…

El Interés por lo Más Rentable y la Obsesión por Más Turistas

Lunes, 7 de Diciembre de 2009 34 comentarios

calculadora1

Los políticos y las estadísticas oficiales nos han acostumbrado a pensar en que “el turismo va bien” si aumenta el número de turistas desde el año anterior y “extraordinariamente bien” si se alcanza un número “record” de visitantes. La crisis financiera global está ayudando a entender mejor que la clave no está en el número de turistas recibidos, sino en la rentabilidad de las empresas y territorios turísticos. Con el objetivo de la rentabilidad, a veces más turistas significa menos rentabilidad.

El indicador clave relacionado con el desempeño de cualquier empresa privada ha sido siempre la rentabilidad financiera. Sin embargo, en el turismo mucha gente parecía preferir pensar en las ventas como indicador del éxito. Este sesgo ha llevado a entender como positivo la posibilidad de, por ejemplo, masificar un destino turístico. La masificación ha ido normalmente asociada a una menor resistencia a situaciones de crisis, unos precios más bajos y un margen de rentabilidad asociado a la parte de la cadena turística más alejada del destino (el “tour-operador”).

Recordemos brevemente que la rentabilidad se calcula dividiendo los beneficios (delimitados por la diferencia entre los ingresos y los gastos) entre la inversión necesaria para calcularlos. Por su parte, los ingresos se delimitarían multiplicando el número de turistas recibidos por lo que pagan por los servicios recibidos. Manteniendo esa fórmula en mente, es fácil entender algunos de los siguientes consejos:

* La bajada en precios puede deteriorar sustancialmente la rentabilidad si no va asociada a un sustancial incremento del número de turistas recibidos. El mero mantenimiento del número de turistas, o incluso una ligera bajada, supondría un resultado negativo para la organización si esas situaciones se han originado mediante bajada de precios.

* La subida de los gastos promocionales y publicitarios supondrá un deterioro de la rentabilidad si la misma no va unida a una subida en los ingresos recibidos, bien por la elevación de los precios de venta o bien por un mayor número de turistas.

* Las elevadas cantidades en inversión para la construcción de grandes infraestructuras con supuesto potencial turístico (ej. parques temáticos o circuitos) puede ser una estrategia peor que un grupo de pequeñas inversiones (ej. pequeños centros de recepción con encanto) si es que las mismas no se materializan en beneficios derivados sustancialmente más elevados.

Aún con lo importante que puede ser mantener estas ideas en mente antes de actuar, seguramente estamos todavía en la parte fácil. El punto importante es perfilar planteamientos estratégicos que puedan ser útiles en épocas de crisis a las empresas turísticas.  Desgraciadamente, parece que la crisis en España seguirá muy presente al menos en torno a un año más.  Me imagino que los directores de los hoteles que han visto caer su ocupación en niveles de hasta el 20 o 30% en el año, pese a haber desarrollado paralelamente una bajada en precios, querrían conocer algunos planteamientos estratégicos concretos y directos para impulsar su hotel en estos tiempos de crisis …

 

Nota: La imagen que ilustra esta entrada es de Rasmus Thomsen y ha sido usada siguiendo expresamente los requerimientos del autor. Puedes ver más imágines del autor en:

http://www.freedigitalphotos.net/images/view_photog.php?photogid=410

Lo realmente nuevo en el web 2.0 turístico: ¡Escuchar!

Sábado, 6 de Junio de 2009 1 comentario

oreja1

Un colega de blog, y muchos otros expertos en comunicación innovadora, nos ilustran con ejemplos creativos en la filosofía web 2.0. Sin embargo, decir cosas a más gente, decirlas con más sofisticación o, incluso, decirlas de forma más original suena a “lo de siempre”: publicidad de empresa a cliente. En mi opinión, lo novedoso del 2.0 está en que lo que dicen los clientes a las empresas (o sobre las empresas) está ahora más disponible que nunca.

A principios de los 90 casi todos los hoteles tenían en sus habitaciones los cuestionarios de sugerencias o de valoración de servicios. Muchos hoteles todavía los exhiben orgullosos en sus habitaciones. Es divertido teniendo en cuenta que casi nadie los rellena (¿o debo decir nadie?). Además, los pocos recopilados en estos años han tenido un alcance bastante limitado y mayoritariamente fueron directamente a la papelera del director del hotel.

Los clientes que hoy quieren opinar lo hacen en la red. Saben que su mensaje es así realmente útil: muchos clientes leerán sus opiniones con sincero interés y las empresas tendrán consecuencias de sus comentarios. Los directores de las empresas turísticas deberían permanecer MUY atentos a lo que dicen de sus empresas en la red (y de la competencia).

Por ejemplo la web de tripadvisor, una red social de opiniones sobre hoteles, o los comentarios de booking.com ganan seguidores y peso cada día. Son millones de personas las que envían comentarios positivos o negativos sobre hoteles, restaurantes o destinos que están disponibles para cualquier viajero. El número de personas que los leen aumentan cada día.

Los descuidos son a veces delirantes. El otro día pensaba en ir a comer a un restaurante mexicano que me había hecho llegar publicidad a casa. No estaba muy seguro de cómo llegar hasta el local y decidí consultarlo en su web. La página web del restaurante exhibía un diseño magnífico y mostraba en sitio preferente un link con un mapa de google en donde se marcaba el lugar exacto sobre el callejero de mi ciudad. Ese mapa incorporaba tres comentarios, todos juzgaban al restaurante como pésimo (y estaban incluidos en la propia web del local!). ¿No oye el responsable del restaurante? Los clientes sí. Yo busqué otro restaurante para comer y he contado a todos mis amigos la anécdota. Apuesto a que no soy el único en haber vivido este tipo de experiencias …

En este contexto, tres sugerencias. 1ª) Intente convencer a sus clientes satisfechos para que lo cuenten en la red. 2ª) Intente minimizar sus clientes insatisfechos; es imposible parar las ganas de contar la insatisfacción. 3ª) Trate de solventar las quejas antes de que el cliente se marche o a la mayor rapidez posible antes de que las mismas marquen definitivamente la imagen de su empresa.

En definitiva, la comunicación 2.0 es distinta a la tradicional, lo que las empresas cuentan a los clientes es menos importante, ahora se trata de que los clientes hablen sobre las empresas.